Cómo Instalar Una Cámara Ip

Anteriormente hablamos de las ventajas de contar con un sistema de seguridad en el hogar y de la manera más sencilla de lograrlo sin requerir de la instalación de monitores especiales: utilizar cámaras IP. En esta ocasión hablaremos de la manera de instalar una cámara de este tipo para que funcione perfectamente. Es importante mencionar que el procedimiento de instalación varía dependiendo de las características particulares de la cámara en cuestión, esta entrada sólo pretende ser una guía pero para garantizar el buen funcionamiento del equipo es necesario consultar su instructivo de uso e instalación.

Las cámaras IP no necesitan permanecer conectadas a monitores para visualizar las imágenes que captan pues las transmiten por internet, de esta manera tenemos la posibilidad de monitorear el lugar donde hayamos instalado la cámara desde cualquier sitio con conexión a internet. La única desventaja de este tipo de cámaras es que tienen que permanecer conectadas a internet en todo momento pues sólo de esta manera pueden enviar los datos al portal en el que transmiten las imágenes captadas.

Las cámaras IP no requieren de conexión a ordenadores porque, por decirlo de alguna manera, contienen su propio ordenador que procesa los datos y los transmite vía remota. Otra particularidad de este tipo de cámaras es que pueden programarse de diferentes maneras de modo tal que sólo se activen cuando detectan movimientos o para que sigan una secuencia de movimientos, por ejemplo. El software que emplean para funcionar está en constante actualización para que el equipo se mantenga funcionando correctamente y aunque se trata de cámaras sofisticadas, no se necesita de conocimientos técnicos especializados para poder instalarlas.

Lo primero que se tiene que hacer es elegir el lugar en el que se ubicará la cámara. Hecho esto se procede a la instalación del hardware, que es en sí la cámara con sus cables de alimentación correspondientes.

  • Conecta a la cámara la antena WiFi
  • Conecta la cámara a un puerto LAN en el router con un cable de red
  • Conecta la cámara a un enchufe

Estos primeros pasos pueden variar dependiendo del modelo de la cámara y de las características de tu conexión a internet. Los modelos que no tienen WiFi invariablemente tendrán que conectarse directamente al router pero aunque la cámara sea WiFi, si la conexión inalámbrica no cuenta con la estabilidad suficiente o potencia para poder transmitir las imágenes captadas por la cámara sin interferencias, lo mejor es que conectes el equipo a la conexión de ethernet. Te recomendamos que las tomas de corriente que utilices estén cerca de la cámara para evitar cables enredados que podrían ocasionar accidentes y en caso de que sea necesario, deberás hacer modificaciones en la instalación eléctrica para disponer de toma corrientes cercanos a las cámaras.

Los siguientes pasos corresponden a la instalación del software y a la configuración de las cámaras. Muchas personas podrían pensar que no puede encargarse de esto solas, sin embargo, las cámaras traen además de un manual, un software de instalación que facilitará la tarea.

  • Ejecuta el programa IP desde el CD o descargándolo en línea
  • Cuando se abra el programa selecciona la cámara IP para configurarla

En caso de que el software no reconozca la cámara, asegúrate de que la conexión a internet del equipo sea buena. Una vez que selecciones la cámara desde el software, se abrirá un navegador en el que podrás configurar la contraseña de acceso a la cámara para poder monitorear las imágenes que capte. La primera vez que se utiliza el navegador es posible que solicite instalar un complemento, este se puede descargar directamente de internet. Hecho lo cual se tiene que asignar una dirección IP a la cámara, para ello tenemos que conocer el IP local de nuestro router, así le podremos dar uno del mismo tipo a nuestra cámara IP para acceder a ella desde cualquier lugar.

Finalmente, si el modelo de la cámara es WiFi, se tiene que configurar la conexión. Para hacerlo:

  • Accede a la cámara desde tu navegador
  • Selecciona el menú ajustes o configuración y dirígete a la opción WiFi
  • Elige buscar o escanear para encontrar todas las redes disponibles
  • Selecciona tu red WiFi e introduce la contraseña
  • Guarda el WiFi
  • Desconecta el cable de red

Además de esta instalación y configuración básica, las cámaras IP ofrecen la posibilidad de programarse para comenzar a grabar sólo cuando detectan movimiento, para enviar correos electrónicos a una dirección preestablecida con imágenes de lo que ha captado, entre otros. Las configuraciones que se pueden aplicar a una cámara varían dependiendo del modelo, pero se pueden hacer desde el menú del software de administración del equipo disponible en la red. En futuras entradas te explicaremos cómo configurar tu cámara con alarmas de detección de movimiento, para el envío de imágenes adjuntas vía correo electrónico, para subir imágenes a un servidor y para configurar las áreas de detección de la cámara.

Las cámaras IP son cada vez más accesibles y debido a la inseguridad que se vive cotidianamente, resultan necesarias no sólo en grandes comercios, oficinas y negocios, sino también en el hogar. Sabemos que hasta hace algunos años contar con sistemas de vigilancia era exclusivo de las grandes residencias, pero proteger nuestro patrimonio y garantizar la seguridad de nuestra familia es algo que a todas las personas nos interesa, por ello cada vez son más quienes se deciden por instalar cámaras de seguridad en sus casas. Contáctanos para conocer las cámaras de seguridad que tenemos para ti, con gusto te atenderemos.