El uso académico y científico de los drones

En diversas entidades académicas y científicas es común llevar a cabo procesos de investigación y experimentación en aras de realizar nuevos descubrimientos o perfeccionar técnicas, métodos e invenciones, para lo cual se requiere contar con herramientas funcionales y cada vez más modernas y es precisamente por ello que muchas instituciones de este tipo han optado recientemente por llevar a cabo varios de sus proyectos, estudios e investigaciones de campo haciendo uso de dispositivos tecnológicos modernos, entre los que destacan los drones.

Estas aeronaves pilotadas a distancia pueden ser equipadas con el hardware y software necesario para realizar diferentes tareas, por lo que en el mundo académico han resultado herramientas realmente valiosas gracias a su capacidad para contar con sensores, medidores y programas especializados para realizar diferentes tipos de análisis, además de tomar videos y fotografías en alta definición e incluso contar con cámaras con funciones muy específicas que facilitan las tareas de investigación de forma considerable.

Uno de los primeros usos de estas máquinas en el ámbito académica y que dio lugar al nacimiento de la idea de utilizar RPAS con fines académicos y científicos se dio en la Universidad Centroamericana (UCA), donde se utilizó esta tecnología para tomar fotos, videos y monitorear diferentes variables físicas y químicas presentes en el humedal del cerrón grande y sus alrededores.

Por supuesto, dicha investigación fue financiada por varias instituciones locales e internacionales con el fin de obtener información relevante sobre la zona. Pero más allá del resultado particular de esta investigación, una de las principales revelaciones que se obtuvieron fue confirmar el enorme potencial que este tipo de dispositivos aéreos ofrecen al mundo científico y académico, en diferentes áreas, como la investigación, la docencia e incluso la proyección social.

Después de este proyecto inicial que introdujo los drones en el quehacer práctico de la ciencia, en el trabajo de campo fuera del laboratorio, otras instituciones académicas y otras áreas de la ciencia han considerado de manera seria el uso de estos aparatos para facilitar sus investigaciones e incluso el área misma de la tecnología ha trabajado para perfeccionar los RPAS y ofrecer mejores funciones y herramientas a los usuarios que utilizan estos dispositivos con fines científicos.

Uno de los avances al respecto es el integrar un transmisor bluetooth en la aeronave para conectarla a una estación de recopilación de información para que las imágenes, videos, mediciones y demás datos recolectados sean almacenados en dicha estación y puedan ser utilizados posteriormente para su análisis completo.

En facultades de ingeniería también se han utilizado aeronaves pilotadas a distancia con el objetivo de obtener imágenes y videos con detalles muy específicos de ciertas obras para poder ilustrar de manera clara, precisa y específica ciertos detalles y conceptos sobre la construcción, pero también se utilizan con el fin de realizar estudios en los terrenos, áreas y estructuras cuando se trata de la realización de proyectos.

Un ejemplo claro del uso práctico de los Remotely Piloted Aircraft Systems en la enseñanza de la ingeniería civil es su uso para observar de manera detallada estructuras particulares como museos, edificios con formas particulares e incluso chimeneas en edificios y casas, pues la toma de videos y fotografías de dichas estructuras sirve a los docentes a la perfección para ilustrar y señalar algunos puntos importantes a los alumnos.

En áreas como la geografía, biología, arquitectura, topografía, vulcanología, e incluso en algunas ciencias sociales, también se ha comenzado a utilizar este tipo de tecnología para facilitar el trabajo de los docentes y favorecer el aprendizaje de alumnos, todo esto, por supuesto, hasta el momento se ha llevado a cabo únicamente en instituciones educativas de nivel profesional.

La utilidad de los drones no se limita al uso práctico, sino a la enseñanza misma de su uso y programación, pues en diversas instituciones académicas, específicamente en su área de desarrollo tecnológico e ingenierías, se trabaja en el diseño, perfeccionamiento y desarrollo de RPAS con el fin de ofrecer nuevas aplicaciones que ayuden a facilitar las tareas de diversos profesionales en diferentes campos.

Un ejemplo del avance que se ha logrado en este rubro es la idea de agregar un programa inteligente a estas aeronaves para poder detectar con su cámara si ciertos cuerpos pertenecen a personas, animales u objetos, sobre todo para facilitar las tareas de búsqueda y rescate, pero esto no se limita a una búsqueda superficial, al contrario, se extiende a la búsqueda por debajo de escombros, agua o a través de cierto espesor de plantas y árboles e incluso rocas.

Desde luego, en muchas de las instituciones educativas que se ha implementado el uso de estos dispositivos, los alumnos tienen accesos a ellos siempre y cuando estén supervisados por un profesor, asesor o tutor y el equipo sea operado por un piloto profesional capacitado en la tarea.

La enseñanza es un campo que ha aprovechado bastante las capacidades y herramientas que ofrecen los RPAS, sin embargo, la investigación científica es el campo académico donde mayor potencial de uso y aplicaciones tienen las aeronaves pilotadas a distancia y así como ha sucedido en muchas otras áreas, se espera que en breve haya una mayor cantidad de investigaciones que hagan uso de esta tecnología y que los campos que la utilizan sean todavía más.

A este respecto, solo se puede concluir que los drones son una invención tecnológica maravillosa y revolucionaria, pero que aún se encuentra en proceso de emergencia, con un gran potencial en diferentes campos, uno de ellos el académico y científico, por lo que se espera que en un futuro muy próximo su uso sea común y cotidiano y los resultados de ello sean benéficos para el mundo científico y el mundo en su totalidad.