La importancia de los drones en labores de rescate y emergencias

La utilidad de las aeronaves pilotadas a distancia en zonas de desastre

Como ya hemos visto, los usos de estos magníficos dispositivos son muy variados, cuyas aplicaciones van desde lo banal hasta lo verdaderamente importante, ese es el rango en que se pueden emplear los drones. Ya sea simplemente para recreación, para inspección de cultivos o para seguimiento de proyectos, sin duda serán de gran ayuda.

En meses recientes, países europeos están utilizando los rpas como un auxilio para las operaciones de rescate, y es que precisamente algunos fabricantes se están centrando en no solo añadir tecnología para estabilizar el vuelo, sino que pueda ejecutar una misión de rescate auténtica. Estas aeronaves no tripuladas poseen la habilidad de poder llegar a lugares que a veces son inaccesibles para los humanos, además que serían de excelente ayuda en zonas de catástrofe.

Actualmente se están llevando a cabo proyectos en los que todos y cada uno de los rescatistas y terminales de rescate en determinadas regiones se involucren, y para que a través de los drones, análisis, e inteligencia de la información, se logre emprender labores de rescate más efectivas, incluso algunos de estos aparatos voladores podrían contar con algún dispositivo extra para la contención de kits de emergencia médicos o para albergar y distribuir alimentos.

La forma en que pueden operar este tipo de aeronaves especializadas es por medio de alguna cámara que cuente con características de alta resolución y a la vez que capten imágenes de índole térmico, para así poder captar las siluetas de las personas en áreas de catástrofe como terremotos, inundaciones, avalanchas de nieve, deslaves, entre otros. Obviamente estos dispositivos tienen que transmitir en tiempo real para que la información llegue de manera inmediata a los sistemas en las terminales de rescate.

Algunos de estos proyectos son en verdad ambiciosos, ya que se pretende idear un sistema de cámara que produzca cartografía instantánea, es decir que podría servir para mapear una zona a solo unos minutos después de que terminede suceder una catástrofe. Esto para que los cuerpos de rescate puedan asimilar con más facilidad los efectos de la zona dañada, de esa manera se podrá actuar de mejor manera ante tales calamidades, y en áreas de gran riesgo como edificios destruidos. Una aeronave pilotada a distancia servirá para ser la vista de los rescatistas.

Tan solo imaginemos que ocurre un desastre como el de Fukushima en marzo de 2011, es claro que aún con la más avanzada tecnología actual en cuanto a prevención de sismos y tsunamis, es todavía muy complicado visualizar los efectos que tendrán la imparable fuerza de la naturaleza en nuestro entorno. Por ello es trascendental que los equipos de rescate estén preparados para actuar rápidamente, esto mediante la cartografía tomada por las cámaras en los RPAS y por la facilidad para acceder en espacios pequeños por parte de los mismos, como ventanas o resquicios.

Las actividades que realizan los drones son de salvamento, localización de personas perdidas, fotogrametría (técnica para obtener imágenes, mapas y planos de extensiones de terreno largas mediante la fotografía aérea), para prevenir y controlar incendios, cartografía aérea, toma de imágenes y video. Sin duda todo esto es de utlidad para las labores de rescate.

Asimismo existen ONG’s que se involucran cada vez más en estos temas, organizaciones que cuentan con una importante cantidad y variedad de personal para investigar, desarrollar, planificar y ejecutar nuevos sistemas para proyectos de rescate frente a circunstancias climatológicas desfavorables y desastres naturales. Las personas involucradas pueden ser profesionales sanitariosy profesionales de la seguridad del gobierno de cada nación, que se complementan con voluntarios cuya profesión muchas veces no tienen que ver con el tema del rescate. Toda esta combinación de elementos y personas conforman una especie de sociedad que se dedica única y exclusivamente al arduo trabajo de rescatar gente e incluso prevenirla frente a posibles desastres naturales.