Tipos de centralitas en telefonía ip

La telefonía IP o VoIP se basa en la transmisión de datos por un protocolo de internet, lo que permite que en la misma red se integre la voz, datos y video. Si bien, desde finales de los 90 este tipo de telefonía se encuentra en el mercado, hasta hace un par de años su uso se ha popularizado y busca la generalización pues representa, entre muchas otras ventajas, la estandarización de un sistema para el control de calidad de voz. Este tipo de telefonía, para que funcione correctamente y pueda brindar un servicio de calidad, requiere de una centralita IP, un Gateway IP y un equipo telefónico especial para la transferencia de protocolo de internet. Anteriormente hemos descrito algunos de estos elementos y su modo de funcionamiento y hoy toca el turno de hablar de la centralita IP que es la encargada de gestionar las llamadas.

La centralita telefónica en un sistema VoIP trabaja internamente con el protocolo IP y para realizar sus funciones emplea la infraestructura de comunicaciones LAN y WAN. Tienen la capacidad de trabajar con líneas convencionales analógicas o digitales y se pueden conectar a los servicios públicos de telefonía VoIP. Las centralitas pueden trabajar en la nube o en casa y ambos modelos de trabajo tienen sus propias ventajas que conviene conocer antes de decidir cuál utilizar.

Una centralita alojada en la nube, conocida como Hosted PBX opera a través de un servidor que gestiona el sistema de telefonía alojando la centralita en su Data Center. Esta gestión lo puede hacer el mismo proveedor, integradores especializados o el personal de la empresa en la que se instale esta solución. Todos los teléfonos se conectan a la red informática que a la vez establece conexión con un router que el proveedor del servicio proporcione para realizar las llamadas.

Por otro lado encontramos las centralitas de tipo híbrido que actualmente se han convertido en una excelente solución para entornos empresariales al permitir la movilidad. Éstas se alojan en casa y pueden ser completamente digitales, analógicas, IP o una combinación de todas las anteriores, según las necesidades específicas de la empresa. Las centralitas híbridas, conocidas como On-premise/In-house, son bastante similares a las centralitas que se utilizan en la telefonía convencional pero se diferencian de ellas en que el usuario decide el enrutamiento de las llamadas, ya sea que las llamadas se realicen a través del operador de telefonía tradicional o por el protocolo VoIP. Este tipo de centralitas tienen varios puertos para conectarse al sistema tradicional y a la red por lo que aportan gran flexibilidad.

Además de las diferencias generales en su modo de operación, las centralitas  On-premise/In-house y las Hosted PBX presentan características particulares, sobretodo en cuanto a costes y flexibilidad que ofrecen. En primer lugar es necesario considerar que independientemente del sitio donde se desee alojar la centralita, se tiene que disponer de una central con conexiones a las líneas telefónicas y teléfonos tradicionales o VoIP. Esto se puede contratar por un servicio de renta que incluya, además de los servicios de telefonía, un operador que se encargue de gestionar el servicio y establecer la comunicación en cada caso, lo que representa un gasto mensual adicional a lo que pagarás por la instalación de elementos necesarios para que el sistema de telefonía IP funcione correctamente, como router, cableado y switches, así como a las necesidades de telefonía inalámbrica de tu empresa.

Lo anterior aplica tanto para las centralitas alojadas en la nube como para las híbridas. Ahora bien, poner en marcha las centralitas alojadas en la nube o Hosted PBX resulta más económico pues no se requiere de una instalación física de la central. Sin embargo, los costes de circuitos, router, switches y el servicio de alojamiento en un Data Center sí pueden resultar costosos. A esto hay que sumarle el gasto de la gestión de la red y el pago al proveedor que preste el servicio. También es importante considerar que el cliente gestiona la calidad de la red local y que las configuraciones de la central se realizan por el proveedor del Data Center o por un integrador especializado.

Para las centralitas híbridas On-Premise el coste del sistema de telefonía puede ser inferior pero su configuración podría implicar un mayor costo. Sin embargo, gracias a que no se tiene que pagar a un proveedor de servicio, una vez que se haya adquirido la central se elimina el gasto mensual por pago de renta y los riesgos de incremento en las tasas de servicio, así como las obligaciones de permanencia estipuladas en un contrato. Este punto se asocia con el nivel de flexibilidad que permiten pues, al ser dueño de la centralita, puedes tener control completo sobre ella y configurarla según tus necesidades. Mientras tanto, los servicios de las centralitas alojadas en la nube dependen del proveedor, quien por lo regular impone las soluciones y no permite gestionar líneas móviles ni internacionales. Básicamente las ventajas en cuanto a flexibilidad tienen que ver con que cuando eres el propietario del sistema puedes gestionarlo y hacer lo que desees con él, mientras que al contratar el servicio de un proveedor de Data Center tendrás que adaptarte a sus configuraciones y el tipo de soluciones que pueda ofrecerte.

Si deseas recibir mayor información sobre la manera en que funciona la telefonía IP y las opciones de gestión e instalación que existen no dudes en contactarnos, con gusto te brindaremos asesoría en la elección del sistema que se adapte mejor a tus necesidades y que represente los mejores beneficios para ti y tu empresa.