El uso de los drones para labores de mantenimiento industrial

Ejemplos de inspección en infraestructuras de todo tipo

Los dispositivos aéreos tripulados a distancia han venido a evolucionar varios tópicos en nuestras vidas. Apenas pareciera ayer cuando las personas estaban volando sus cometas o manejando a control remoto sus aviones a escala, ahora eso ha cambiado de manera radical, y es que los drones han venido a revolucionar hasta cierto punto la manera en que pasamos el rato manejando un dispositivo por nuestro espacio aéreo, tomando fotos o simplemente por jugar.

Aunado a eso, estos dispositivos voladores se les vienen haciendo mejoras tecnológicas sustanciales, a tal grado que algunos aparatos ya no se limitan solamente a trasladarse por aire, sino que son capaces de sumergirse en el agua y explorar dicho espacio. Sin duda, todos nos hemos beneficiado de los coloquialmente llamados RPAS. Por ejemplo, las empresas agrícolas los utilizan mucho para observar y verificar sus campos de cultivo por medio de una cámara fotográfica y de video, asimismo es de gran utilidad para topógrafos y geólogos para una inspección más detallada de la superficie terrestre en general. Eso por mencionar algunos ejemplos de muchos.

También los drones son muy recurridos para la inspección industrial, para que los mantenimientos y revisiones preventivas y correctivas sean más precisas para cualquier complejo o nave industrial. Para tal propósito, estos dispositivos aéreos deben contar de preferencia con sensores térmicos o de imágenes muy nítidas para la correcta supervisión de una instalación determinada. La gran ventaja es que dichos aparatos pueden pasar a través de casi cualquier estructura para su inspección detallada, que es una labor determinante para que los profesionales en mantenimiento industrial actúen de forma casi instantánea ante un posible riesgo, además supondría grandes ahorros económicos por la temprana detección de desperfectos que comúnmente se pueden presentar en un edificio o emplazamiento.

El RPA es muy útil para inspeccionar infraestructuras muy especiales, como las dedicadas a las energías convencionales o renovables. Con su ayuda el mantenimiento es más eficiente, y que implican ahorros sustanciales de dinero. Son muy usados en industrias que se dedican a la producción de energía solar, energía eólica, hidroeléctricas, huertos y cultivos solares, entre otros. No hace falta decir lo complicado que era antes el revisar instalaciones eléctricas para un ser humano, y es que implica un riesgo latente en la salud y vida del profesional; ahora con las aeronaves pilotadas a distancia, la seguridad de los empleados en complejos industriales eléctricos está garantizada, al menos en cuanto a inspección de instalaciones se refiere. Tal vez en todo el mundo no se aplique como tal, pero debería ya regularse mediante reformas gubernamentales, para seguridad de las personas que se dedican a tal trabajo.

Es determinante para una compañía el establecer un nuevo complejo industrial con la mayor de las exactitudes, y obviamente con la mejor seguridad. Por ello, es normal que los dispositivos aéreos a control remoto se utilicen para hacer un mapeo más detallado del terreno donde se piensa emplazar una nave industrial, ya que con esto se arrojarán datos más precisos y se podrá determinar la viabilidad del proyecto, así como desarrollar la obra lo más correctamente posible una vez puesta en marcha.

En la minería, la revisión del terreno y lugares recónditos es esencial para entender mejor los procesos que se tienen que ejecutar para la extracción de minerales. Mediante drones muy bien equipados con cámaras infrarrojas o sensores, se puede determinar en qué zonas hay más riesgo para los mineros. Igualmente pueden ser utilizados para exploración de los mismos minerales, y saber en qué áreas se puede extraer de manera más sustancial un determinado metal.

Sin duda las aplicaciones que poseen los RPAS son ilimitadas, muy probablemente en un futuro cercano cada empresa va a tener la posibilidad de adquirir uno y emplearlos como enlaces para comunicar o transportar toda clase de objetos o mercancías.