La Evolución de las Telecomunicaciones

La evolución de las telecomunicaciones que está en marcha cambiará definitivamente el destino y la estructura del sector de las telecomunicaciones en todo el mundo y como consecuencia, cambiará el rumbo y la estructura de todas las empresas relacionadas. A esta evolución se la conoce genéricamente como la de las Redes de Próxima Generación (RPG).

Los expertos vaticinan dos grandes períodos en el desarrollo de la Redes de Próxima Generación: el que actualmente estamos viviendo y el que comenzará a gestarse en la próxima década.

“La disminución paulatina del servicio celular que ofrecía la red analógica (AMPS) y su reemplazo por la red GSM, ha permitido ampliar un sinnúmero de servicios hacia el cliente a través de los diferentes canales que conviven dentro de la red. Esto redunda en un cambio general de las comunicaciones, haciéndolas más confiables ya que no dependen de la línea telefónica fija como único medio de envío de eventos”.

 

Las etapas

En la etapa actual, la Voz Sobre Protocolo Internet (VoIP), los protocolos IP y los servicios de banda ancha se volverán dominantes y determinantes. Esto llevará a la denominada convergencia de una red única de telecomunicaciones, caracterizada aún por las “redes tontas” y por “terminales inteligentes”. Como consecuencia desaparecerán progresivamente las centrales de conmutación y en general, la Red de Telefonía Pública Conmutada (RTPC).

Algunos negocios como la larga distancia, el servicio medido y otros dejarán de ser rentables disminuyendo progresivamente hasta desaparecer. El servicio medido será reemplazado por tarifas planas. Las empresas de telecomunicaciones competirán por servicios de mayor valor agregado, cada vez más complejos y personalizados para sus clientes. Se sumarán a esta convergencia las redes eléctricas mediante la tecnología PLC o comunicación por línea de potencia, configurándose la estructura de una “red universal”.

Para la segunda etapa del desarrollo de las RPG se espera el surgimiento de las “redes inteligentes”, que conjuntamente con las “terminales inteligentes”, abre un universo inimaginable de posibilidades para servicios de telecomunicaciones cada vez más complejos y de mayor valor agregado.

Camino a la convergencia

La actualidad ofrece tres redes camino a la convergencia:

1- La Red de Telefonía Pública Conmutada (RTPC), compuesta por líneas dedicadas, centrales de conmutación telefónica y el nodo telefónico como nú- cleo de la red. Estos componentes desaparecerán en la evolución tecnológica. El sistema de numeración universal deberá cambiar. El concepto de la línea dedicada es muy oneroso ya que requiere de los altísimos costos de mantenimiento y la mayor parte del tiempo no está en uso.

2- La Red Inalámbrica, compuesta por la Telefonía Celular y el creciente desarrollo de nuevas tecnologías inalámbricas como WiFi y WiMax. Lo que ha sucedido con la telefonía móvil celular muestra el proceso de evolución antes mencionado: en los últimos años, la red de telefonía móvil celular ha tenido un notable avance, marcado por las denominadas “generaciones tecnológicas” desde la primera con la etapa analógica, la segunda con la digitalización de los sistemas (GSM, GPRS y EDGE) y la tercera con el creciente aumento del ancho de banda, en pleno desarrollo actualmente con los sistemas UMTS.

3- La Red Internet, compuesta por redes que conmutan y transmiten datos que se envían en “paquetes”, cada uno de los cuales contiene una cantidad de bites de información. El sistema de “numeración” es alfanumérico, con nombres de dominio y direcciones IP. La red envía cada paquete de datos a la dirección del destinatario utilizando cualquier vía que esté disponible a través de una vía que no es dedicada, tal como sucede en la red telefónica. Lo revolucionario es que cualquier información puede convertirse en datos y enviarse como paquete sobre Internet, ya sea texto, información, voz, música, televisión, videoconferencias, comercio electrónico, etc. La voz transmitida por internet como paquetes de datos es el principio básico de VoIP, que está comenzando a sustituir a los operadores telefónicos tradicionales, abaratando sustancialmente los servicios. El protocolo IP se impone por ser barato, eficiente, flexible y confiable, unificando todos los sistemas de comunicaciones digitales.