¿Cómo Funciona La Telefonía Ip?

Durante los últimos años se ha vuelto muy popular un tipo de telefonía que comenzó a desarrollarse varias décadas atrás: la telefonía IP. Es bastante común que escuchemos hablar sobre los beneficios de esta telefonía y las ventajas que tienen sobre las convencionales que utilizan redes analógicas, y la principal es su bajo costo, pero ¿cómo es que funciona este tipo de telefonía? En esta entrada lo explicaremos.

Como su nombre lo indica, la telefonía IP, también conocida como VoIP, utiliza un protocolo de internet para hacer posible la comunicación. VoIP significa “voz sobre protocolo de internet” por sus siglas en inglés “voice over IP” y básicamente lo que hace es mandar las señales de voz en paquetes de datos utilizando el protocolo IP. EL protocolo de internet permite el envío digital de paquetes de datos o datagramas y en caso de que estos datos superen la capacidad máxima de transmisión, son fragmentados y ensamblados al llegar al destino. Para que sea posible el envío de datos el protocolo de internet utiliza tres campos: la dirección IP del equipo (una etiqueta numérica que sirve para identificar a un dispositivo conectado a una red), la máscara de subred (que define qué parte de la dirección IP se conecta con la red) y un campo de pasarela (la ruta que se utilizará para que los datos lleguen a su destino). Con lo anterior, el protocolo de internet determina a dónde se deben enviar los paquetes de datos en un proceso llamado enrutamiento y así ocurre con la voz en un sistema de telefonía que emplea esta tecnología.

Un sistema de telefonía IP se compone a grandes rasgos de un cliente, un servidor y de puertas de enlace o gateways. El cliente es quien hace las llamadas a través de un equipo conectado a internet, esta  información es codificada por los servidores que se encargarán del enrutamiento de los paquetes de datos y las puertas de enlace son las encargadas de establecer la comunicación entre la red VoIP y la red telefónica IP o convencional. Como puedes ver, el gateway desempeña un papel fundamental para la telefonía VoIP pues puede hacer tanto que las llamadas que salen de una central tradicional se conviertan en IP y utilicen la conexión a internet, como que una llamada que se hace a través de VoIP llegue a la red tradicional. Existen unidades externas analógicas de gateways VoIP utilizadas para conectar las líneas tradicionales, y unidades digitales, para conectar líneas digitales, o bien, se pueden instalar gateways como tarjetas PCI en nuestra computadora sin necesitar de espacio extra.

Hasta ahora seguramente te queda la duda de cómo se transfiere la voz en este tipo de tecnología. Bien, ya hablamos de que en el protocolo de internet la información se envía en paquetes de datos, por tanto es necesario que la voz de una llamada se convierta en información digital que pueda ser transmitida por la red. Para ello, la voz se decodifica convirtiendo las señales de audio analógicas a formato digital a través de codecs. Los codecs comprimen el audio para que pueda viajar por la red para posteriormente descomprimirlo y convertirlo en una señal analógica de audio que pueda escuchar el receptor de la llamada. Los codecs funcionan a partir de algoritmos que les permiten comprimir y empaquetar datos y hay de diferentes tipos según el ancho de banda de su decodificación. Adicionalmente, la telefonía IP puede utilizar diferentes protocolos sujetos a normas internacionales para la transmisión de datos, los más comunes son el H.323 y el SIP de los que hablaremos en futuras entradas.

Posiblemente has escuchado que una de las ventajas de la tecnología VoIP es que te permite hacer más de un tipo de llamada y esto es completamente cierto. Con VoIP puedes hacer llamadas desde un teléfono convencional conectado a un adaptador de teléfono analógico (ATA), un dispositivo que transforma la señal tradicional a datos digitales y que utiliza la conexión a internet para establecer la comunicación. También existen teléfonos IP, conocidos como hardphones, que se conectan directamente a la red y están listos para hacer llamadas VoIP, o bien, puedes usar una computadora con micrófono y audífonos o altavoces para llamar a otra computadora conectada a internet.

Muchas personas han decidido comenzar a usar esta tecnología porque les permite hacer llamadas a cualquier parte del mundo sin necesidad de hacer un gasto extra por el servicio  telefónico convencional y porque, en el caso en que se establezca la comunicación de computadora a computadora, también pueden disfrutar del servicio de videollamada. Además, al comunicarte con VoIP puedes identificar quién te está llamando, desviar la llamada a otro teléfono o al correo de voz, dar señal de ocupado, poner llamadas en espera y llamar a tres personas al mismo tiempo, por lo que es una tecnología cada vez más utilizada, sobretodo en oficinas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que para que funcione es necesario contar con energía eléctrica y con una conexión a internet de banda ancha para disfrutar de un mejor servicio, así que en caso de que se corte la energía o de que haya problemas con el internet, no podremos comunicarnos. Por otra parte, por la manera en que funciona, esta tecnología puede infectarse de virus y es susceptible a hackers, y aunque es bastante raro que se sufra de este tipo de ataques, es necesario que se tenga en cuenta.

Los desarrolladores de la tecnología VoIP se encuentran innovando para mejorar la seguridad y servicio, por lo que no sería tan sorprendente que en algunos años la telefonía IP reemplace a la tradicional. En próximas entradas hablaremos sobre los diferentes tipos de protocolos que utiliza esta tecnología.