Consejos para mantener una buena higiene personal en el hogar y lugar de trabajo: uso adecuado de aire acondicionado

Evitar pánico colectivo ante una pandemia de coronavirus: COVID-19

Ante cualquier pandemia declarada por la OMS y los distintos gobiernos de este planeta, es normal que la gente entre en una histeria colectiva, que la lleve a difundir información que en muchos de los casos, resultan ser tergiversados, con el objetivo de desinformar y generar miedo en la población, lo que lleva a una eventual psicosis colectiva, y a obligarnos a realizar esas compras de pánico que resultan inútiles y solo hacen gastar nuestro dinero.

Muchas veces, solo basta con tener una muy buena higiene en el hogar, así como en el lugar donde se trabaja, con mecanismos caseros que funcionen correctamente en todo momento, como aire acondicionado como el Mini Split Inverter, así como purificadores de aire, y hasta deshumidificadores para mantener bajos los niveles de humedad, que esta al ser alta, resulta de por sí peligrosa, con la posibilidad de afrontarnos contra los distintos microorganismos que se generen de ella.

El primer registro del coronavirus data desde el año 2012 en Arabia Saudita, aunque es posible que se haya notado desde los 50’s o 60’s. Se trata de una familia de virus que llevan a distintas enfermedades y síntomas que afectan al humano, que pueden ir desde un resfriado común, hasta un síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). Desde el 2015, la OMS ya ha venido declarando acerca del tema en sus distintas reuniones y comités sanitarios.

Ahora, el nuevo coronavirus o COVID-19, cuyo origen se presume fue en China, en la región de Wuhan, tiene alarmados no solo a la población, sino a los distintos organismos alrededor del planeta. Su justificación puede ser sensata o incluso, algo desmedida para algunos, sin embargo, es una realidad que el humano tiene que afrontar, y acatar las recomendaciones podría ser muy importante para nuestra salud.

Día con día, se actualiza información en cuanto al coronavirus y otras pandemias, con tal de mantener pendiente a la población acerca de los nuevos datos que se van hallando, tanto a nivel global como en México, donde ya se ha entrado a una fase 2, esperando que todo acabe allí. Pero como todo, pueden existir otras fuentes que solo busquen desinformar, para generar pánico y psicosis sin sentido, por ello, hay que nutrirnos de las fuentes confiables, para nuestro beneficio mental.

Lo importante de esto, es que debemos saber que aunque una persona la contraiga, lo más probable es que solo tenga algunos síntomas leves, para luego recuperarse en poco tiempo, aunque, puede haber casos que se consideren graves, por lo cual se tendrían que tener todas las precauciones posibles.

Recomendaciones básicas para protección sanitaria ante el coronavirus (COVID-19), de acuerdo a la OMS

  1. El arma más infalible contra el virus: agua y jabón. Sin duda, siempre debemos tener una higiene personal especial, al lavarnos las manos frecuentemente. Aprovechemos cuanto podamos. Asimismo, alcohol en gel podría ser un muy buen complemento.
  2. Higiene respiratoria. Esto debería ser un hábito normal de las personas en todo momento. Es decir, por educación, si se va a toser o estornudar, entonces hacerlo sobre un pañuelo, servilleta o en la coyuntura del codo. Después, desechar el papel e inmediatamente lavarse las manos a conciencia. De esta manera, se evita una contaminación de virus y demás enfermedades.

3.- En cuanto a las cuestiones respiratorias, es necesario que tengamos nuestro aire acondicionado como Mini Split Inverter, calefacción, deshumidificador, humidificador o purificador de aire en excelente estado.

Es vital que en nuestra casa y lugares de trabajo, el ambiente sea lo más sanamente respirable. Por ello, tal vez no sería mala idea añadir alguna especie de sanitizante en los sistemas de aire acondicionado. También, es preponderante que estos mecanismos estén en buen mantenimiento, limpiarle los filtros cada cierto tiempo, al igual que todos sus aditamentos. De no tener precaución con esto, podríamos estar respirando un aire sucio, proveniente de fuentes potencialmente contaminadas, lo que nos hace aún más susceptibles a los virus por contacto.