Drones, monitoreo deportivo y rendimiento.

La utilidad de la toma aérea para mejorar tiempos, tácticas y estrategia en el deporte

Drones, monitoreo deportivo y rendimiento. Cuando pensamos que los drones habían encontrado su límite en cuanto a las aplicaciones que pueden desempeñar en torno al ser humano… llegan más cuestiones útiles que en verdad nos ayudan en todos aspectos, como mejorar nuestro trabajo, aumentar nuestras capacidades y evolucionar nuestro ser como tal. Es increíble que en una brecha relativamente corta de tiempo, los RPAS hayan pasado de verificar o espiar puestos de combate militares, hasta algo tan banal, como la toma de selfies para las redes sociales. Sin embargo aquí están en la actualidad, y alrededor de nosotros para recordarnos que la tecnología humana sigue avanzando a pasos agigantados.

En este artículo vamos a combinar dos temas: el dron y el deporte, ¿cómo se llevan? La realidad es que podemos sacar mucho provecho de ambos tópicos, y los resultados serán impresionantes.

Es normal que en el presente los entrenadores de fútbol (ambas modalidades), y otros deportes de conjunto, utilicen tomas de video o fotos desde el cielo para estudiar, planear y ejecutar mejores tácticas y estrategias de juego, para lo que afrontan semana a semana.

También esto se puede trasladar al ámbito individual, por ejemplo, si un velocista está entrenado arduamente, y aun así no siente que está mejorando su rendimiento dentro de la pista de tartán, su preparador físico podría ser capaz de emplear un RPA con una cámara de video que grabe todas las sesiones del corredor, para posteriormente observar detenidamente en un video lo que está realmente pasando, como la técnica que está usando su discípulo en los entrenamientos; le ofrecería al entrenador una perspectiva diferente y así él podría planear una mejor estrategia.

Sabemos que la gimnasia olímpica es un deporte de apreciación, y que está sujeta a lo que observan los jueces, que a su vez tienen que deliberar en corto tiempo. A nosotros como espectadores nos ofrecen los mejores ángulos de los movimientos y técnicas que emplean las gimnastas para impresionarnos a todos. ¿No sería fantástico que los entrenadores tuvieran en sus manos tomas aéreas de lo que sus alumnas ejecutan en los entrenamientos? Sin duda tendrían una perspectiva más completa de lo que ejecutan dichas gimnastas en el día a día.

En el deporte de clavados olímpicos, nosotros que estamos viendo televisión nos presentan las mejores tomas, y nos sale lo crítico cuando pensamos que en primera instancia el clavado que hizo tal deportista fue perfecto, hasta que nos pasan la toma aérea, donde se puede apreciar mejor la postura del clavadista y su entrada al agua, y tal vez nos demos cuenta que nuestro juicio no fue tan certero al principio. Sin duda los jueces tienen un trabajo muy difícil en ese aspecto, porque tienen que deliberar en segundos. Un clavadista de alto rendimiento apreciaría mucho el poder observar detenidamente sus movimientos en los entrenamientos, ese detalle ayudaría mucho a perfeccionar su técnica de manera rápida.

Tomas aéreas para ayudar a los árbitros

Dentro del fútbol mismo, en los grandes estadios existe una cámara aérea que se traslada mediante una especie de cuerda o riel, para ofrecer una perspectiva de las jugadas desde las alturas, sin embargo no sería extraño que a corto plazo se empiecen a utilizar drones en un estadio para que estos abarquen lo más que se pueda el campo de juego, ya sea para cubrir las tomas televisivas, e incluso para auxiliar a las autoridades del campo de juego acerca de jugadas dudosas, como penales, fuera de lugar o si el balón cruza la línea de meta (en el caso de fútbol). Obviamente esto se puede llevar al basquetbol, voleibol, fútbol americano, béisbol entre otros.

La utilidad de las aeronaves operadas a distancia dentro del ámbito deportivo puede resultar esencial para los entrenadores y jugadores, y más entretenido para nosotros; no resultaría extraño que cuando asistiéramos a un estadio, veamos estos pequeños centinelas sobrevolando sobre nosotros.