El uso de drones como nueva herramienta para la recaudación fiscal

El uso y conocimiento de drones en todo el mundo ya es común, sin embargo, los posibles usos que estas aeronaves pilotadas a distancia, también conocidas como RPAS, pueden tener son tan variados y diversos que en muchos campos aún se llevan a cabo pruebas para conocer su verdadera efectividad en diferentes tareas prácticas. Mientras tanto, en otras áreas su uso ya es cotidiano, pero solo para algunas instituciones y en algunos lugares del mundo, pues el uso de estos dispositivos con determinados fines aún no ha sido muy difundido.

A este respecto el caso más común es el de utilizar estas pequeñas aeronaves para capturar fotografías y videos aéreos de construcciones, terrenos e inmuebles con el objetivo de detectar nuevas construcciones, ampliaciones, remodelaciones, instalaciones y demás cambios en las propiedades que no hayan sido reportadas ante las autoridades correspondientes.

Estas acciones son llevadas a cabo por las instituciones encargadas de la recolección de impuestos de cada país y su finalidad es precisamente detectar a los contribuyentes que no han declarado estos cambios en sus propiedades, que estos se pongan al corriente con sus obligaciones tributarias en este aspecto y por lo tanto que la recaudación fiscal tenga un incremento.

Son pocos los países en los que este tipo de acciones se llevan a cabo, en muchos casos debido a las limitaciones que la misma ley del país implica, sin embargo, muchas instituciones ya han encontrado formas legales de imponer este tipo de revisiones sin consecuencias ni inconvenientes legales.

Uno de los países en los que esta medida ya es cotidiana y cuyos resultados han sido satisfactorios, en lo que a recaudación fiscal se refiere, es España. Esta medida fue instaurada desde 2014 y desde ese año se ha revisado un porcentaje considerable de propiedades de diferentes zonas y municipios del país mediante el uso de imágenes capturadas desde el aire por drones, con lo cual se ha conseguido identificar un alto número de viviendas cuya construcción actual no coincide con lo reportado en las instituciones correspondientes.

Como consecuencia de esto, se ha informado a los propietarios de dichas construcciones acerca de su estado irregular ante la instancia correspondiente y con ello se ha logrado que la gran mayoría de estos contribuyentes lleven a cabo el proceso de regularización correspondiente y por ello la recaudación fiscal ha incrementado.

Cabe mencionar, que el porcentaje revisado desde el inicio de este programa hasta la fecha apenas ha superado por poco el 30% del territorio total del país, por lo que la instancia española espera que para el 2017 se pueda completar este registro de propiedades mediante el uso de más RPAS para agilizar el proceso y con ello se logre cumplir con el programa en tiempo y así lograr una regularización casi total de las propiedades y con ello mayor recaudación de impuestos.

Asimismo, es menester mencionar que el programa instaurado por la autoridad fiscal correspondiente (Ministerio de Hacienda) no multa a los contribuyentes cuyas propiedades hayan presentado alguna de estas modificaciones no declaradas, siempre y cuando lleven a cabo el proceso de regularización con base en los lineamientos establecidos.

El exitoso resultado en recaudación fiscal que ha tenido este programa en España ha sido tan notable que muchos otros países y sus respectivas instancias fiscales ya consideran de manera muy seria la adquisición y uso de drones con estos mismos fines e incluso ya están en proceso de autorización de reglamentaciones, leyes o decretos similares que les permitan tomar estas medidas.

Gracias a las excelentes implementaciones tecnológicas que tienen las aeronaves pilotadas a distancia actuales y a los diferentes modelos que ya están en el mercado, es posible obtener imágenes de gran calidad, alta resolución y por lo tanto se pueden utilizar con diversos fines prácticos como el que Hacienda les ha dado en España y con los resultados tan favorecedores que han tenido.

Gran parte del éxito de este programa de recaudación fiscal no solo está basado en su propia naturaleza y creatividad, sino también en el uso de los RPAS adecuados, pues aunque la gran mayoría tiene funciones similares, sus características y capacidades son diferentes.

Es decir, esta instancia fiscal no solo implementó este efectivo programa sino buscó también los dispositivos y pilotos más aptos para él: aeronaves con un pilotaje suave, pero fluido, cámaras con la definición idónea, pilotos con capacidad para encuadrar y volar al mismo tiempo y que saben manejar la sombra y la luz del sol y por supuesto planificar las temporadas para estas tareas, para evitar exponer los equipos de manera excesiva e innecesaria a la lluvia y el sol.

En pocas palabras, un aspecto fundamental para este programa fue la adquisición de los drones ideales para la tarea así como la contratación de los pilotos aptos para ella.

En resumen, toda instancia o país que desee utilizar estos dispositivos aéreos remotos con un objetivo similar al de España y con el mismo nivel de éxito no solo debe preocuparse por las reglamentaciones y cuestiones legales al respecto, también debe considerar aspectos técnicos muy precisos y contar con una excelente asesoría y un buen proveedor para así adquirir los mejores equipos y contratar a los operadores adecuados para poder llevar cabo una tarea de este tipo.

Este ámbito específico es uno de los campos en los que aún no se explota al máximo las posibilidades de uso que pueden tener las aeronaves no tripuladas, sin embargo, como se ha podido comprobar, ya hay países que comienzan a aprovechar esta tecnología para tareas fiscales y probablemente en los próximos años pueda convertirse en un práctica común en la mayoría de naciones del mundo, lo que confirma una vez más la gran influencia e importancia que han adquirido y seguirán adquiriendo los drones en la sociedad moderna.