Energía solar: el futuro de la electricidad

La energía fotovoltaica ha tenido un auge notorio en la última década gracias a todos los beneficios que representa para satisfacer las necesidades de la población y reducir el impacto en el medio ambiente. Desde la construcción del primer panel solar en el siglo XIX hasta la actualidad, estos elementos que utilizan diferentes materiales semiconductores para poder captar la radiación solar y transformarla en energía eléctrica han sufrido importantes cambios, tanto en su diseño como en los elementos empleados para su fabricación.

Gracias a los avances continuos en tecnología y a la preocupación creciente por encontrar maneras de generar la energía necesaria para cubrir las demandas de la población mundial, sin que ello implique un daño en el medio ambiente, hoy en día es posible encontrar paneles solares Monterrey para una gran variedad de usos. Estos, en sus inicios sólo tenían aplicaciones especiales, por ejemplo, alimentar los satélites lanzados al espacio, pero hoy en día se encuentran de venta en el mercado para el autoconsumo a precios bastante accesibles.

Potencial de la energía solar

En particular, durante los últimos treinta años, las innovaciones tecnológicas aplicadas al diseño y elección de los materiales para la construcción de las celdas que conforman los paneles solares de tipo fotovoltaico han hecho posible que, en todo el mundo, y hablando especialmente de nuestro país, los precios de los paneles se hayan reducido considerablemente. Esto responde, como ya mencionamos, a la necesidad de contar con vías de producción de energía que no afecten el medio ambiente, y en este sentido, el que una tecnología tan sofisticada como lo son las celdas solares fotovoltaicas se encuentre disponible a un precio accesible, contribuye al alcance de objetivos de programas de cuidado medioambiental y beneficia en general a la población.

En países como Alemania, Holanda, Dinamarca y Japón, se hace uso de paneles en sistemas conectados a la red de suministro eléctrico, los que cuentan con plantas centrales y generadores eléctricos dispersos a lo largo de la red eléctrica para garantizar la eficiencia y seguridad del sistema. Los resultados obtenidos en estos países industriales son prueba de que el uso de sistemas fotovoltaicos es una alternativa eficiente para satisfacer las necesidades energéticas de la población mediante prácticas que representen un daño al medio ambiente.

Otros países han seguido su ejemplo y han comenzado a adoptar este esquema para la generación y almacenamiento de energía eléctrica, y por supuesto que México no se ha quedado atrás. De hecho, en los últimos años se creó una Ley para el aprovechamiento de energías renovables y el financiamiento de la transición energética y actualmente se pueden obtener algunos beneficios e incentivos fiscales por el aprovechamiento de las energías renovables a través de tecnologías limpias, es decir, de aquellas que operan con prácticas responsables con el cuidado del medio ambiente.

Además de los beneficios e incentivos que se encuentran disponibles a nivel nacional, existen otros programas enfocados a promover el uso de las llamadas tecnologías verdes para el aprovechamiento de la energía renovable, como la solar, la eólica, la marítima y la biomasa, por mencionar tan sólo algunos ejemplos.

En cada entidad federativa existen programas de carácter público para apoyar la compra e instalación del equipo y maquinaria especializada para la captación, transformación y almacenamiento de la energía. Cabe mencionar que para poder disfrutar de este tipo de beneficios se deben cumplir algunas condiciones particulares y que, en todo caso, ya sea que se trate de un sistema destinado para el autoconsumo o para la generación de energía a nivel industrial, se tienen que cumplir con la normativa aplicable que regula la operación de este tipo de tecnología.

Para la población general el uso de módulos solares llega a resultar más común para el aprovechamiento de la energía térmica producida por la radiación solar y en México, los calentadores solares han alcanzado bastante popularidad. Si bien, optar por un calentador solar ofrece muchos beneficios y es una alternativa más amigable con el medio ambiente y con la economía propia que los calentadores convencionales que funcionan por combustión o por electricidad, el uso de los paneles fotovoltaicos ofrece muchas otros beneficios, tanto económicos como ambientales.

En publicaciones anteriores en este blog hemos descrito la manera en que están diseñadas las celdas solares de tipo fotovoltaico para hacer posible la transformación de la radiación solar en energía eléctrica. Como recordarán, las celdas de un panel solar fotovoltaico se fabrican con materiales conductores que, por el flujo de electrones, generan una corriente eléctrica de tipo continua.

Los paneles fotovoltaicos son sólo una parte del sistema necesaria para la generación de electricidad a partir de la radiación solar, y requieren de otros elementos para poder transformar esa corriente eléctrica continua, generada en sus celdas, a corriente de tipo alterno con las características adecuadas para conectarse a la red eléctrica para autoconsumo, para uso industrial, o bien, para su almacenamiento.

Por ello, en un sistema de energía fotovoltaica, además de los paneles encontrarán inversores de corriente, reguladores de carga, acumuladores y elementos de seguridad, como varistores, para reducir los riesgos que implican las variaciones de cargas, los que varían de un sistema a otro según el funcionamiento, capacidad y uso para el que esté destinado el mismo.

Sistemas fotovoltaicos en México y la CFE

Es gracias a la reducción de los precios de los paneles que hoy en día son más los hogares mexicanos que instalan esta tecnología para autoconsumo. Hasta el momento, la operación de los paneles fotovoltaicos se encuentra regulada por la Comisión Federal de Electricidad y es necesario hacer un contrato de interconexión a su red eléctrica si se desea captar y transformar la radiación solar en electricidad.

Los contratos de interconexión son bastante sencillos de hacer y ofrecen el beneficio de poder aprovechar la energía que se esté generando en el hogar y reducir las cuentas bimestrales de pago por consumo eléctrico de la CFE. Además, en caso de que exista un excedente en la producción de energía en un periodo, es posible utilizarlo en el siguiente, por lo que la inversión inicial en la compra e instalación del sistema fotovoltaico se recupera en poco tiempo.

Incentivos para aprovechamiento de energía solar

Como ya mencionamos, existen incentivos fiscales para el aprovechamiento de energías renovables a través de tecnologías verdes y estos aplican también para la compra del equipo necesario para la operación de sistemas fotovoltaicos para autoconsumo. Es la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) en la fracción XIII de su artículo 34 la que establece que el pago de impuestos aplicables por la compra de maquinaria y equipo diseñados para captar, transformar y generar las energías renovables puede reducirse en un 100% bajo ciertas condiciones.

La primera de ellas es que la maquinaria y el equipo reúna las características que los certifiquen como tecnologías verdes para el aprovechamiento de la energía que proviene de fuentes renovables, como la energía solar en todas sus formas. La segunda es que el equipo o maquinaria deben mantenerse en funcionamiento continuo por un periodo de al menos cinco años después de aplicarse la deducción de impuesto, de lo contrario se tiene que realizar el pago correspondiente.

Entre otros beneficios que pueden disfrutarse al instalar sistemas fotovoltaicos u otro tipo de tecnologías limpias para el aprovechamiento de energías renovables se encuentran las facilidades que otorga el INFONAVIT a los derechohabientes para solicitar un crédito mayor para la adquisición de viviendas equipadas con este tipo de tecnologías. Con este programa llamado «hipoteca verde» se reducen notablemente los gastos periódicos en electricidad y gas al tiempo que se contribuye al cuidado del medio ambiente.

Los hogares pueden equiparse con sistemas fotovoltaicos, con generadores eólicos, calentadores solares y otros elementos que permitan reducir el consumo de energía eléctrica y la emisión de gases contaminantes a la atmósfera por el proceso de combustión, así como la captación de agua de lluvia para utilizarse, por ejemplo, para descargas en el sanitario. Si desean conocer más acerca de los beneficios que puedes disfrutar al instalar estas tecnologías, contacta a las autoridades de tu comunidad, pues existen programas desarrollados especialmente para diferentes entidades federativas.

Como pueden ver, son muchos los beneficios que se obtienen al invertir en un sistema de energía fotovoltaica, y en Branatech contamos con excelente calidad en los equipos empleados para su instalación. Los invitamos a ponerse en contacto con nosotros al teléfono (800) 9426 835, con gusto los atenderemos y les brindaremos toda la información que necesiten sobre esta tecnología.