La carrera de drones es el deporte del futuro (segunda parte)

Piezas importantes para el RPA de carreras

En el anterior artículo, hablamos de la importancia que está tomando el mundo de los drones en cuanto a actividades lúdicas y hasta deportivas, sí como su evolución tecnológica para hacer a estos dispositivos cada vez más rápidos, ágiles, resistentes y hasta inteligentes. Las competencias de velocidad de aeronaves no tripuladas se han tornado en un espectáculo impresionante. También mencionamos que la carcasa es la base con la que se debe empezar construir un aparato como tal, y que para el propósito de competitividad, ésta tiene que ser lo más ligera y resistente posible. Ahora mencionaremos las piezas restantes.

Placa de montaje.- Este es un elemento que por lo regular no es contemplado para la constitución de una aeronave, sin embargo vaya que sí ayuda mucho, y es que con dicha placa, la construcción de nuestro proyecto se verá más limpio y organizado, tanto en sus conexiones, LEDs y otras configuraciones; así sabremos colocar las piezas en su lugar correspondiente, y ahorrarnos tiempo para emplazamiento, y finalmente hasta podría verse el RPA con más estética. Solo debemos cuidar que embone lo mejor posible con la base o el chasis del aparato aéreo.

Hélices.- Sin duda, este es el elemento que sufre más daños en una competencia de carreras, ya que factores como velocidad y el roce constante con algunos obstáculos los van mermando poco a poco. Las hélices tienen que ser resistentes, pero también fáciles de intercambiar por las situaciones antes mencionadas. En este caso, no hay una medida única que pueda satisfacer la necesidad para la aeronave, todo lo contrario, dependerá de las necesidades de cada proyecto, por ejemplo, las hélices grandes aumentan la velocidad, sin embargo disminuyen la estabilidad, así que no hay una medida estándar; asimismo es trascendental observar el tamaño máximo de hélice que permite la base y el motor en cuestión. Se pueden adquirir de fibra de carbono o de plástico reforzado.

Motor.- El motor debe de cumplir con ciertas especificaciones de voltios y potencia dependiendo del tamaño y peso completo del dron, sin embargo hay una especie de máxima: “el motor está sujeto a levantar por lo menos, el doble del peso de la aeronave de carreras no tripulada”, esto nos hace entender que si es menos, no va a ser un equipo de velocidad competitivo. Siempre hay que asegurarnos no pasarnos ni quedarnos cortos en potencia, y hay que buscar el equilibrio; igualmente es trascendental fijarnos en las revoluciones por voltio, ya que eso determina las máximas revoluciones a las que puede alcanzar un motor.

Variadores.- Éstos permiten un control individual de los motores, y así dosificar las revoluciones para cada caso. Los variadores pueden convertirse en la clave para salir victorioso en una competencia de carreras, y es que por medio del emisor o el mando, podremos ser capaces de gestionar adecuadamente la velocidad y revoluciones, que repercuten directamente en el rendimiento de la batería.

Baterías.- Para competencias de RPAS, lo más adecuado es utilizar baterías LiPo (litio y polímero); éstas son ligeras y de gran poder, además de recargables. Aunque es necesario emplearlas con cuidado, ya que pueden ser un poco más especiales en cuanto a carga, descarga y almacenamiento que las baterías comunes, por ello es preponderante tener precauciones para que no se conviertan en algo peligroso.

Emisora.- La clave para seleccionar la emisora, es que primero sea compatible con el receptor de la aeronave, y segundo, que tenga los suficientes canales para que sean capaces de transportar todas y cada una de las señales para el manejo del dispositivo.

Sistema FPV (vista de primera persona).- No es preponderante que este sistema esté instalado en la aeronave, pero definitivamente es seguro que no se pueda ganar un campeonato en la carrera si los demás cuentan con el FPV y usted no. Además de que ayuda enormemente a la visibilidad del trayecto, este sistema nos auxilia en el pilotaje de alta velocidad, con todos los factores y obstáculos que rodean a la competencia. El FPV posee su cámara analógica o digital, con antenas y pantalla externa.

Después de que ya sabemos los elementos básicos, ahora viene el montaje. Si es la primera vez que hacemos esto, se recomienda acercarse con un experto en drones y similares tecnologías para tener una perspectiva más clara de cómo hacerlo.