La importancia de monitorear la contaminación de nuestras ciudades con los drones

¿Cómo es que hemos llegado nosotros como sociedad a desarrollar tantas enfermedades por la simple impureza del aire de nuestras grandes ciudades? ¿Cómo es que un país tan magnífico como China se ha visto obligada a importar aire puro embotellado? ¿Es acaso la polución un asunto que se nos podría ir de las manos por no entender la importancia del tema? ¿Qué tipo de tecnología nos ayudará a erradicar esto de una vez por todas?

En nuestro país, por lo menos se han estado presenciando iniciativas aunque aisladas, para ayudar a combatir la contaminación, por ejemplo con la construcción de edificios eco sustentables, dispositivos para colección pluvial en los sembradíos, y se puede decir que lo más representativo: obligaciones gubernamentales para que las constructoras añadan aparatos sustentables como calentadores solares, paneles solares, grifos y retretes para ahorro de agua, entre otros.

Actualmente existen estaciones de medición de contaminantes, que funcionan bien, solo que se puede ver un problema: son estacionarios. Una ingeniera de la Pontificia Universidad Católica del Perú, ha diseñado una propuesta de dron que es capaz de medir con exactitud la polución de un área determinada.

Ese prototipo funciona por medio de sensores y algoritmos que no solo detectan partículas dañinas para el cuerpo humano, sino que además es capaz de medir los gases radiactivos que se generan en la industria o en plantas nucleares. Cabe decir que a diferencia de las torres fijas, el RPA posee una clara ventaja, la posibilidad de desplazarse por toda zona urbana, su cobertura extensa y dinámica de trabajo permitirá hacer una labor más efectiva. La misma creadora de tan novedoso invento, asevera que sus aplicaciones pueden abarcar hasta la minería, lo que resultaría muy útil en una actividad tan riesgosa como esa.

China, el país más poblado del mundo, ha tenido que tomar cartas en el asunto de manera seria, y sus esfuerzos han dado sus frutos, ¿cómo le hicieron? Simple y sencillamente ejecutaron un programa en la cual recaban información de sus contaminantes en el aire por medio de drones, así es, otra vez estos dispositivos voladores son protagonistas de una causa que confiere a toda la humanidad.

Las autoridades chinas empezaron por monitorear las áreas más perjudicadas, es decir, las fábricas y sus alrededores. Todo este trabajo ha bajado los niveles contaminantes en al menos 74 ciudades del país oriental.

Asimismo, las autoridades en materia ecológica, han asegurado que estas naves tripuladas a distancia aumentar la seguridad laboral en aquellos trabajadores que prestan sus servicios en empresas con alto riesgo de contaminantes en su ambiente, y que además ahorrarían costes sustanciales en sus procesos.

También a estos dispositivos aéreos se les puede adaptar cámaras de alta resolución con GPS, esto para mapear los puntos estratégicos de las ciudades con altos índices de polución, después esa información valiosa se mete a un sistema en una computadora para plasmar los compuestos exactos que están suspendidos en la atmósfera, y checar los patrones que se presentan, para así poder evitar la contaminación.

Igualmente se puede ver una tecnología más robusta, donde empresas de computación con renombre están involucradas. Lo único que hacen es implicar la tecnología celular y el mapeo, y es que a través de GPS y conectividad 3G, la medición de las partículas y gases de contaminación por parte del dron, se mandan inmediatamente al celular en tiempo real, y después los datos se transfieren a un servidor en la nube; casi instantáneamente se generan los mapas de calor para la identificación de polución en el ambiente.

Los RPAS poseen muchas bondades de acuerdo a la tecnología que se les vaya implementando, lo importante es seguir recurriendo e incentivando el ingenio de hombres y mujeres que nos ayudan a facilitar las cosas y salvar el planeta.