Los futuros avances de los drones

Como es natural suponer, el avance tecnológico de los drones no ha concluido, al contrario, es posible que esta innovadora y moderna tecnología aún se encuentre en periodo de desarrollo y no haya alcanzado el máximo de su potencial. Esto se puede comprobar al investigar un poco y conocer algunos de los grandes avances que se han logrado hasta el momento en este sector, pero, sobre todo, al conocer los proyectos e ideas que se tienen a futuro para estos dispositivos.

En general, es posible notar que la naturaleza se ha convertido en la principal fuente de inspiración para muchos de los investigadores y especialistas que trabajan en el campo y que están en búsqueda de mejorar estos vehículos aéreos no tripulados, pues muchos de los nuevos diseños, las nuevas funciones y las nuevas implementaciones se basan claramente en elementos de la naturaleza.

Los más destacados equipos de investigación trabajan en la actualidad en proyectos que implican aeronaves no tripuladas con un diseño basado en los diferentes mecanismos que algunas aves, murciélagos, insectos y otros animales voladores utilizan en su hábitat natural, esto con el objetivo de solucionar algunos de los inconvenientes habituales que los RPAS tienen que afrontar cuando navegan, sobre todo en entornos complicados.

De esta manera, se espera que pronto estos dispositivos puedan ofrecer funciones novedosas para el usuario como evitar obstáculos, planear, realizar mejores despegues y aterrizajes, recoger y entregar objetos, todo esto con el objetivo de que estos vehículos aéreos no tripulados puedan ser usados para la toma de video e imágenes sin inconvenientes en cualquier tipo de entorno, tanto urbano como natural y así mejorar muchas de las tareas que ya realizan como vigilancia militar, búsqueda y rescate, filmación con fines artísticos o publicitarios, investigación académica, entre otras, además de ofrecer nuevas funciones en otros sectores donde aún no se utilizan con frecuencia los drones.

Un claro ejemplo de esto son los RPAS diseñados y probados en Japón para tareas de búsqueda y rescate. Se trata de dispositivos diseñados con base en las características de vuelo de algunas aves, lo que ha permitido que los equipos puedan alcanzar zonas de difícil acceso, zonas que incluso un vehículo no tripulado normal no puede alcanzar. De esta manera se espera que las tareas de búsqueda y rescate puedan facilitarse un poco.

En Hungría, por su parte, también trabajan con diseños basados en aves, pero esperan lograr que un grupo de aeronaves sean capaces de trabajar en equipo y volar tal como lo haría una bandada de pájaros. La eficiencia de este proyecto ya ha sido puesta a prueba, pues varios de estos dispositivos fueron utilizados para seguir en conjunto a un automóvil, tomar video e imágenes claras y nítidas, lo cual tuvo resultados excelentes.

De igual forma, ya existen diferentes tipos de aeronaves no tripuladas que son tan pequeñas como un insecto y que incluso tienen la forma de uno, esto con el objetivo de realizar tareas de investigación en lugares donde el espacio es muy limitado e incluso donde el ser humano no podría acceder por cuestiones de tamaño. Por supuesto, este tipo de proyectos también tiene fines policiales y militares, ya que es una excelente herramienta para la vigilancia.

No obstante, la utilidad de los drones insecto no se limita a funcionar como sistema de vigilancia, pues hay varios proyectos que buscan crear y utilizar dispositivos con características de vuelo muy similares a las de algunos insectos y utilizarlos para llevar a cabo tareas de reconocimiento de terrenos, sobre todo en proyectos agrícolas, mineros, petroleros e incluso en investigaciones académicas.

Por supuesto, el principal inconveniente y el aspecto en el que más trabajan los investigadores y diseñadores actualmente, más allá de las cualidades particulares de vuelo de los Remotely Piloted Aircraft Systems, similares a las de algunos animales, es la resistencia y durabilidad, pues una vez que se despliegan estos dispositivos en el mundo real, fuera del laboratorio, hay ciertas condiciones a las que se deben enfrentar y que deben superar como calor extremo, frío extremo, lluvia suave o torrencial, altos niveles de humedad en el aire, tormentas eléctricas, gran cantidad de polvo en el aire y otras condiciones que pueden afectar considerablemente a la aeronave.

Es por ello que los especialistas trabajan para ofrecer dispositivos sumamente resistentes, que puedan ser utilizados en entornos donde haya condiciones de viento fuerte y helado, con lluvia o remolinos, con altas o bajas temperaturas, humedad o sequedad, etcétera. Lograr esto sería de enorme ayuda para quienes utilizan drones con fines científicos y académicos y, por supuesto, para tareas de búsqueda y rescate donde las condiciones climáticas no pueden ser controladas y tampoco se puede esperar a que estas mejoren.

Un proyecto realizado en Estados Unidos utiliza como diseño base algunas características típicas del vuelo de las polillas e incluso su estructura, pues esto ayuda a la aeronave a mantener estabilidad y lograr cumplir con su tarea de vuelo y toma de imágenes incluso en áreas con un viento intenso y remolinos. Debido al éxito inicial en el laboratorio ya se trabaja en el diseño final para probar los dispositivos en el mundo exterior con condiciones naturales reales.

Por supuesto, como parte de todos los proyectos, el ahorro de energía y la eficiencia energética son aspectos fundamentales, pues es imprescindible hallar una forma de crear un diseño funcional de los RPAS con funciones y formas de vuelo innovadoras, pero al mismo tiempo reducir la cantidad de energía consumida y aprovechar esta al máximo para que los equipos puedan desplazarse de un sitio a otro y tomar imágenes y video sin contaminar ni consumir demasiada energía.

Y al respecto una innovadora idea que ha tenido un grupo de investigadores es la de crear un dispositivo con una estructura muy similar a la de las ardillas voladoras, de manera que la aeronave inicie el vuelo y al llegar a determinada altura se apague su motor, pero se mantenga en el aire gracias a una función de planeo, por lo tanto la toma de imágenes y video se sigue realizando sin inconvenientes y al mismo tiempo se ahorra energía de vuelo.

La mayoría de estos proyectos aún se encuentran en proceso, pero algunos ya han sido probados y utilizados con éxito en entornos y situaciones reales, por lo que solo queda esperar y conocer las innovaciones y mejoras más recientes en el campo y disfrutar de ellas, ya sea como espectadores o como usuarios de estas extraordinarios y revolucionarios dispositivos voladores.

Como conclusión, por lo tanto, únicamente se puede reiterar una vez más que los drones son, indudablemente, una de las invenciones más maravillosas de la época, con un gran potencial y que prometen ser de gran ayuda para el ser humano en muchos de sus ámbitos de desarrollo, con resultados completamente benéficos para el mundo.