Puntos básicos que un curso de Pilotaje de Dron debe tener

Conocimientos básicos de aeronáutica para pilotar RPAS

El pilotar aeronaves tripuladas a distancia requiere de conocimiento general y específico de aerodinámica, uno podría pensar que es solamente agarrar un control remoto y manejar un aparato como si fuera un carrito que nos regalaron cuando éramos niños, sin embargo es más complejo que eso. Para empezar a un RPA se le considera un objeto que puede ser peligroso para la gente por el solo hecho que vuela por encima de nuestras cabezas. Igualmente si es operado de manera errónea, podría dañar objetos materiales, como casas, coches, etc., obviamente cayendo en responsabilidad directa del piloto.

Es esencial que para poder convertirnos en pilotos, tengamos que estar conscientes de los requerimientos para lograrlo, de acuerdo a ciertos manuales de aerodinámica o leyes gubernamentales. Si usted quiere convertirse en operador profesional para pilotar aeronaves tripuladas a distancia, es necesario acudir a una escuela como tal.

Primero es necesario diferenciar cursos integrales a los cursos express. Si solo buscamos aprender nociones muy básicas y practicar lo elemental, entonces las clases intensivas de dos días podrían bastar. Por otro lado, si realmente se quiere aprender, entonces implica más tiempo, los que más duran son alrededor de 80 horas.

Para darnos una idea, un curso muy completo de drones tendría contenidos como: meteorología, interpretar mapas y navegación por medio de las mismas, procedimientos operacionales, conocimiento del RPA (físico y sistema), desempeño de aeronaves, comunicación sencilla y avanzada, factor humano, aplicación de la aeronáutica, y reglamentación general en el manejo de drones.

Posteriormente de haber concluido con las clases teóricas, se podrá implementar un examen en el cual usted tendrá que aprobar de acuerdo al criterio de la academia en cuestión, por lo regular se deberá aprobar con un mínimo de 75 u 85%. Obviamente si no se aprueba el examen, tendrá que cursar nuevamente para aplicar otra vez.

Una vez aprobada la teoría, entonces se pasará a lo emocionante, la práctica para volar aeronaves no tripuladas. El curso práctico se brindará de acuerdo a las normativas gubernamentales de cada país o estado. Las clases tendrán que tener como objetivos: otorgar al interesado las herramientas necesarias para operar el dispositivo aéreo, la suficiente práctica apegada a los valores y operaciones civiles de bajo riesgo y, certificarlo por completo bajo un estándar de calidad estipulada por el organismo aeronáutico.

Algunas asignaturas o temas que se pueden ver en la práctica son: generalidades en el manejo, limitación de operación y funciones del RPA, cómo proceder en caso de emergencia, desempeño de aeronave y piloto, conocimiento más profundo del equipo, cómo montar y desmontar, procedimiento normal.

Al certificarse, está por dado por hecho que el piloto será capaz de hacer lo siguiente: despejar verticalmente y ubicar el dispositivo a la altura de los ojos del usuario. Traslación del aparato y cambios de rumbo, movimientos hacia atrás, movimiento del dron de manera lenta y muy bien nivelada, elevación y vuelos laterales a ambos lados del operador, virar en 360° al descender y hacia el lado derecho e izquierdo, como si se tratara de una espiral, aterrizaje vertical, aterrizaje de emergencia, circuito, aterrizar en un área específica, operación de mando de control, uso de GPS, y otros sistemas, ascensos y descensos verticales.

Para demostrarlo, al igual que el examen teórico, el futuro piloto tendrá que poner a prueba su desempeño de acuerdo a lo aprendido durante todo el curso. Tendrá que ejecutar todas las maniobras que el maestro le pida. En caso de no aprobar, tendrá que tomar de nuevo el curso, aquí ya queda a criterio de la escuela si empieza desde el principio o solo vuelve a tomar las clases teóricas. Asimismo, dependiendo de la situación, un organismo federal o estatal podría estar dando seguimiento personal al progreso de los alumnos.