Tipos de filtros en aire acondicionado y Mini Split Inverter para eliminar contaminantes y partículas dañinas

Aire puro para salud de las personas en tiempos de pandemia COVID-19

En épocas de pandemias, mantener un aire puro parece una tarea complicada, dadas las condiciones en las que tenemos que laborar o convivir, donde la aglomeración de gente, hace que parezca una proliferación de contaminantes más pronunciada en interiores, inclusive más que en exteriores.

Ante la pandemia del coronavirus COVID-19 y otras amenazas biológicas que están por venir muy posiblemente, como influenza, es vital que nuestro entorno esté lo más purificado posible. Por ello, a continuación vamos a ver algunos de los filtros que se usan para la climatización, y ver cuáles son los adecuados para propiciar un ambiente lo más sano posible.

Filtros electrostáticos para aire acondicionado

Esta clase de filtración emplea el fenómeno electrostático, es decir, que usa la fuerza eléctrica para retener todas esas partículas que están en suspensión, de todos tamaños. Estos poseen hilos ionizadores, que jalan las partículas a razones de metros por segundo; por el efecto resultante, las partículas de suciedad se cargan de forma eléctrica. La siguiente fase tiene que ver con la sección que captura los polvos, cuya serie de placas forman un campo eléctrico negativo y positivo. La atracción electrostática hace que el contaminante vaya directamente a dichas placas, siendo capturado desde la misma suspensión.

Estos pueden ser utilizados de dos formas: método seco y método adhesivo. El primero captura y junta las partículas contaminantes hasta que forman un cúmulo de suciedad importante, para luego ser succionadas por el aire de los filtros, donde son retenidas en la segunda etapa del filtrado. Y el método adhesivo es prácticamente la misma función, solo que en las placas se pone un adhesivo para una mayor retención y conjunción de las partículas contaminantes; esto puede resultar algo tedioso en su mantenimiento, porque hay que limpiarlas cada cierto tiempo, y también aplicar el mismo adhesivo cada tanto.

Una variante de esta tecnología la podemos encontrar en los purificadores electrónicos, cuyo funcionamiento por medio de la ionización, atrapan las partículas contaminantes, usando cargas electrónicas a través de placas con cargas negativas. Esta es una forma de obtener un aire puro que a su vez, remueven los malos olores si es que traen un filtro de carbón activado. Es posible que en algunos modelos de climatización como Mini Split Inverter, podamos encontrar esta tecnología.

Subtipos de filtros electrostáticos para aire acondicionado

Los más comunes son los de tipo panel, que trabajan con fibras y cargas electrostáticas. La atracción de partículas contaminantes es efectiva, al igual que su captura, donde son removidas una vez que se lavan los filtros. Los componentes de este dispositivo son: fibra electrostática de polipropileno, espumas autorecargables de poliéster o poliuretano y aluminio.

Las aplicaciones de este medio filtrante son muchos, desde restaurantes, áreas industriales, hoteles, complejos de oficinas y todo lo que tenga que ver con sistemas de climatización sana. Poseen ventajas, como correcta disminución de partículas de polvo y además, son muy lavables.

Filtros para mitigar contaminantes químicos y gases

Estos son filtros especializados y se pueden subdividir en biofiltros, que poseen ingredientes naturales de filtración, como hojas de té y otros elementos que resultan a veces, más efectivos que los mecanismos normales. Es muy versátil porque prácticamente, elimina toda partícula que se podría encontrar en una casa u otro uso doméstico, como ácaros y el mismo humo de tabaco, evitando así, afecciones contagiosas.

Otro tipo de filtros antiquímicos y gaseosos son los antialérgenos. La clave de esta filtración son los hidrófilos fenólicos, ya que se encargan de encapsular o desactivar el alérgeno que pudiera haber en el medio ambiente; es decir, que aunque la persona aspire ese alérgeno, ya no desarrollarían las molestias. Básicamente, trabajan por medio de generadores de ultrasonidos, para hacer más denso el aire y así, capturar virus, bacterias y alérgenos, cuyo polímero fenólico es parte importante del funcionamiento. Estos equipos suelen usarse en complejos especiales, por lo que su costo puede ser alto, al igual que su mantenimiento.

Filtrado de ozono. Este mecanismo es muy bueno contra compuestos de cigarro y partículas de monóxido de carbono. Purifica el aire y van perfectos con el aire acondicionado y otros sistemas. Por su fuerza oxidante, erradica virus, esporas y hasta malos olores.