CLIMAS: TEMPERATURA IDEAL PARA VIVIR

climas

Anteriormente en este blog hemos presentado algunas recomendaciones básicas para el uso seguro de equipos de control de temperatura en espacios interiores y describimos a grandes rasgos las características de los sistemas de aire acondicionado que se pueden encontrar actualmente en el mercado. En esta ocasión hablaremos de la importancia de regular correctamente la temperatura interior con ayuda de climas para reducir los riesgos de contraer enfermedades y sufrir problemas relacionados con las temperaturas extremas y los cambios bruscos y garantizar la creación de un entorno cómodo y seguro para la salud.

                El cambio de estación se encuentra próximo y con esto se desencadena una serie de cambios en el ambiente que se ven reflejados principalmente en las variaciones de temperatura y de humedad. Aunque estos cambios en décadas pasadas eran más fáciles de predecir y adoptar medidas para reducir los problemas de salud que usualmente los acompañan resultaba sencillo, en nuestros días, esta tarea se ha vuelto bastante compleja debido a los cambios ambientales que permanentemente se presentan a raíz del calentamiento global. Es por esto que, con el cambio de estaciones sí se identifican cambios notorios, pero no siempre son los esperados, y lo que hace algunos años se sabía sería el paso de días cálidos y soleados a días con más viento y lluvia, hoy podría tratarse del paso de días cálidos a días más calurosos con lluvias por las tardes y noches frías. Las variaciones de temperatura tan bruscas ya no nos sorprenden como antes, sin embargo, desafortunadamente la mayoría de las construcciones arquitectónicas no reúnen las condiciones necesarias para hacerle frente a estos cambios, lo que se ve reflejado en daños en sus estructuras y en la falta de elementos para garantizar que las personas que hacen uso de las instalaciones se encuentren cómodas y seguras por las condiciones ambientales al interior de estos espacios.

                La instalación de equipos de control de temperatura, de ventilación y de regulación de niveles de humedad es la solución ideal para encontrarse preparado para cualquier tipo de cambio atmosférico que pueda afectar la salud y comodidad de las personas al interior de un edificio, así como aquellas condiciones que puedan dañar las estructuras del mismo. Algunos de estos equipos para su instalación requieren de modificaciones en la construcción, otros tantos se pueden adaptar sin mayor problema a prácticamente cualquier lugar, por lo que ya no existen pretextos para no dotar con todos los elementos necesarios para garantizar la comodidad y seguridad en residencia particulares, oficinas, escuelas, comercios o cualquier otro tipo de establecimiento con zonas cerradas.

                Como ya mencionamos, el crear un ambiente adecuado en cuanto a temperatura y niveles de humedad, no es únicamente una cuestión de comodidad, sino también de seguridad. Si bien, cuando se experimentan temperaturas extremas la primera señal que nos indica que esa temperatura no es aceptable por nuestro cuerpo es la incomodidad, si no se implementan medidas para contrarrestar esa incomodidad se hacen evidentes otros efectos que tiene la temperatura sobre nuestro organismo, como resfriados, alergias, irritación en la mucosa de ojos y garganta, dolores de cabeza, deshidratación, propagación de enfermedades, entre otros.

                Fue a finales del siglo XIX cuando se empezaron a desarrollar las primeras investigaciones en torno a las condiciones ideales para la vida del ser humano. Estas investigaciones surgieron a la par de los cambios climatológicos que se comenzaron a experimentar en todo el mundo, y se enfocaron a determinar cuál es el umbral térmico en la que la mayoría de las personas se siente bien para realizar de manera normal sus actividades cotidianas. Este valor, por supuesto, es subjetivo y se ve influido por factores psicológicos, sin embargo, gracias a que el organismo humano cuenta con mecanismos de termorregulación que se activan cuando se ve expuesto a condiciones de demasiado frío o calor, ha sido posible establecer el rango de temperatura ideal para vivir.

                En este punto cabe mencionar que los mecanismos de termorregulación en el organismo humano desencadenan reacciones para que el cuerpo alcance un punto de equilibrio térmico, y que no dependen únicamente de la temperatura, sino también de los niveles de humedad, la radiación y el viento, los que en conjunto crean la llamada sensación térmica, es decir, la temperatura que siente el cuerpo humano a pesar de que la temperatura del aire sea diferente. Es por la combinación de los factores que acabamos de mencionar que, a pesar de que la temperatura atmosférica sea de, por ejemplo, 25°C, las personas sintamos como si hiciera más calor si los niveles de humedad en el ambiente son elevados, lo mismo ocurre cuando hace frío, si la humedad del aire es muy elevada la sensación de frío será más elevada. Esto no quiere decir que lo ideal sea que exista un bajo nivel de humedad en el ambiente, pues esto también ocasiona problemas de salud, por ello se debe mantener en un rango entre 20% y 70%, dependiendo de la temperatura del lugar. Mientras tanto, el viento también cumple un papel importante, y aunque usualmente hace descender la sensación térmica al tener un efecto refrescante, cuando la temperatura alcanza los 40°C o más, la presencia de viento sólo incrementa la sensación térmica. Es por todo esto que el control de estos factores es determinante para crear un ambiente adecuado para la salud y confort.

                Después de numerosos estudios se ha establecido que la temperatura ideal se encuentra entre los 21°C y los 26°C, rango en el que la mayoría de las personas identifica estar cómodo y el cuerpo se encuentra en equilibrio con el entorno. Por supuesto que este rango se modifica según las condiciones de humedad, sol y viento, por lo que puede bajar hasta los 20°C y llegar hasta los 28°C, y como ya mencionamos, el nivel de humedad relativa del aire debe encontrarse entre el 20% y el 70%. Para el control de estos factores que influyen de manera determinante en la comodidad y salud, así como en el mantenimiento de las construcciones arquitectónicas, se puede recurrir al uso de climas, equipos diseñados especialmente para regular la temperatura de los espacios, así como de aparatos para regular los niveles de humedad en el ambiente.

                Si deseas crear las condiciones de temperatura ideales para vivir en tu hogar o entorno de trabajo, visita nuestro catálogo de productos, en Branatech contamos con una extensa variedad de equipos de climas de la más alta calidad para satisfacer tus necesidades.