Cómo aprovechar los espacios y la eficiencia del aire acondicionado para ahorrar energía eléctrica y gas de manera significativa

En las temporadas frías otoñales-invernales que acontecen en nuestro país y que abarcan desde los meses de octubre hasta febrero, es normal que pongamos nuestros aparatos o sistemas a funcionar a todo lo que da. Sin embargo muchas veces no estamos conscientes de los gastos energéticos que implican tales mecanismos, y más cuando no se encuentran en buen estado, o sin mantenimiento.

No solo los picos de energía eléctrica o gas salen disparados, generando costos monetarios sustanciosos, además, dispositivos como aire acondicionado o calefacción, que no estén plenamente adecuados para funcionar, podrían afectar nuestra salud, ya que el aire interior que respiramos generado de tales sistemas, probablemente esté viciado o contaminado por no darles el mantenimiento que se requiere.

Consejos prácticos para ahorrar energía eléctrica en el uso de nuestros aparatos de ventilación o calefacción

Uno de los consejos más recurrentes es el aprovechamiento de las tarifas económicas dependiendo de la región donde uno esté, para así lograr un ahorro de dinero más sustancioso. Sin embargo si este consejo no aplica en el lugar donde vive, entonces hay otros puntos que puede seguir sin problema.

Mantenimiento del aire acondicionado. No sirve solo para darle larga vida útil al sistema, sino también para que su efectividad y eficiencia no se vean en riesgo al momento de usarlos, ya que de hacerlo, será inevitable que eso se refleje en los gastos energéticos del hogar o edificio. Es trascendental que el sistema acondicionado se revise en sus dos unidades: interior y exterior. En cuanto a los tiempos de revisión y ajuste, se aconseja que sea por lo menos cada año, o si se puede, que sea cada seis meses, dependiendo del uso constante que se le dé al dispositivo.

Es esencial que se revisen todos los elementos internos, como los filtros, ya que estos se encargan de depurar toda suciedad que atente contra nuestro tracto respiratorio, ya sean bacterias e incluso hasta virus. Esta clase de revisión se debe hacer cada 2 o 3 meses por lo menos.

Hermeticidad en áreas comunes. Así es, el contar con zonas aisladas de otras, supondría una ventaja de ahorro energético. Por ejemplo, si usted labora desde su casa, necesitaría emplazar o adecuar un área de trabajo cómodo, siendo así una oportunidad inmejorable para optimizar de forma inteligente dicho lugar, de esa forma, los sistemas de climatización que tengamos en el hogar, no se usarán de manera indiscriminada. Posiblemente adecuar dicha área requerirá de sellos aislantes o similares para las puertas y ventanas, además, a estas últimas se les podría añadir una doble ventana para asegurar el calor que se haya acumulado en el interior, y a su vez evitar que ingrese el aire gélido del exterior. También en el verano se adecuaría para que la ventilación natural sea la que prepondere durante la época, y así evitar tanto uso de ventiladores. Es obvio que todo esto supondrá una inversión, pero hay que sopesarlo con los beneficios que acarreará en el futuro.

Regulación de saturación atmosférica. O controlar la humedad, como se le quiera llamar, y es que en los meses de invierno, es normal que esta condición aparezca, generando incomodidad térmica en nosotros. Regular o bajar tal condición climatológica interna por medio de nuestro propio aire acondicionado, o mediante el uso de deshumidificadores, podría ayudarnos a hacer más eficiente la utilización de los aparatos de climatización que tengamos en la casa u oficina, además de crear el confort térmico que deseamos.

Adquirir equipo de última tecnología con funciones de frío-calor. Recientemente, se ha venido una oleada en cuanto a la evolución tecnológica en el tema del aire acondicionado. Como ejemplo tenemos a los Mini Split Inverter, cuyas funciones son más fáciles de programar, y dependiendo del dispositivo, son capaces de ahorrar hasta un 65% de ahorro de energía, por lo que los convierten en sistemas de alta eficiencia.

Estos consejos pueden ser de utilidad para usted y su familia, al final todo depende de lo que haga para mejorar las condiciones climatológicas internas de su casa u oficina, sin que esto llegue a producir gastos innecesarios de electricidad o gas.