¿Cómo funciona un aire acondicionado?

La temperatura del ambiente en su hogar y oficina puede afectar la forma en que realizan sus actividades y su salud; la temperatura ideal que es recomendada por los médicos ronda entre lo 18° y los 20° C., si es muy fría se puede usar un calentador o simplemente compensar la temperatura con ropa abrigadora, pero si es muy caliente, suele representar un problema y su única solución es el uso de un equipo de aire acondicionado.

Estos equipos son un sistema que permite modificar la temperatura de una habitación, ya sea de una casa o una oficina. Dependiendo el modelo y la marca también permite deshumidificarla, es decir, reducir el exceso de humedad relativa. Es un sistema de refrigeración que generalmente se utiliza para refrescar el ambiente en épocas del año en las que dichas temperaturas son muy altas.

Puede ser instalado en cualquier parte de una casa, tienda, oficina o local, preferentemente en espacios cerrados con el objetivo de generar aire fresco y renovado. Tanto en las fechas cálidas, como en los lugares donde la temperatura media es muy alta, ofrecen un gran confort en las actividades cotidianas, ya que no tendrán que pasar calor que por lo regular puede deshidratarlos y hacer que sus actividades sean más agotadoras.

No se debe confundir un sistema de aire acondicionado con uno de calefacción, lo cual es muy común. Sin embargo, son sistemas antagónicos y su funcionamiento es totalmente distinto. Algunos sistemas de climatización pueden contar con ambas opciones, la de calentar o refrigerar la habitación, pero por lo general se adquieren por separado dependiendo las necesidades de cada persona.

Funcionamiento

El funcionamiento de estos aparatos es complejo, puesto que pueden hacer varios cambios físicos y químicos al aíre antes de expulsarlo como aíre frio. Para poder explicar su funcionamiento, se debe dividir el dispositivo en diversas partes, iniciando con la unidad exterior que es donde comienza el proceso de refrigeración.

En la unidad exterior se encuentra el motor de compresión, que es el encargado de comprimir el gas, cuando es comprimido pasa a estado líquido y su temperatura aumenta notablemente. En el siguiente paso el gas es impulsado hacia el condensador, es en esta parte del proceso en la que comienza la tarea de sub-enfriamiento, que consiste en retirar o “robar” todo el calor del gas líquido.

Esa es la razón por la que las unidades exteriores de los aires acondicionados expulsan aire caliente, puesto que el calor, al ser energía no puede más que ser trasferido. Cuando el gas líquido ha sido enfriado totalmente, comienza parcialmente a pasar a estado gaseoso. De esta forma, lo que llega a la válvula de expansión es una mezcla de gas en estado líquido y gaseoso.

Una vez que llega a esta válvula, cuyo funcionamiento es similar a la válvula de un desodorante en spray, donde hay un líquido a presión, cuando se abre la válvula pasa a un estado gaseoso a una temperatura muy baja, por lo que la válvula de expansión del aire acondicionado produce una pérdida de carga en el refrigerante, lo que hace que la presión disminuya y el gas que aún está en estado líquido pase a estado gaseoso y su temperatura disminuya aún más.

Después de pasar por la válvula de expansión, el aire que ya tiene menos presión y temperatura pasa al evaporador, que se encuentra en la unidad interior del aparato. Es la unidad interior la que expulsa el aire hacia la habitación, creando una reacción térmica que enfría la habitación.

En resumen, el calor del aire que se retira de la habitación con el gas es absorbido por el compresor para que así pueda servir para refrigerar el gas que retorna a la unidad exterior. La repetición de este proceso es la que consigue que el aire acondicionado pueda disminuir la temperatura de la habitación hasta alcanzar la temperatura que se haya marcado en el mando que controla el aparato.

Se suele pensar que estos aparatos expulsan el aire a la temperatura que se marca en el mando que los controla, pero en realidad la temperatura a la que expulsan el aire es siempre la misma. Lo que indica el mando de control es la temperatura en la que debe estar el aire de la habitación para que detenga su funcionamiento.

Es decir, si se marca en el mando una temperatura de 20° C, el aparato expulsará aire frío hasta que detecte que la habitación se encuentra a esa temperatura. Una vez se alcance la temperatura marcada en el mando, el aire se detendrá hasta que esta temperatura varíe en determinado rango, que suele ir de los dos a tres grados centígrados sobre la temperatura marcada, en ese momento volverá a ponerse en marcha.

Para que un aire acondicionado pueda detectar cuál es la temperatura de la habitación, cuenta con una sonda termostática. Este componente es el encargado de ordenar al sistema que se detenga a la temperatura correcta, o que se encienda cuando la temperatura aumente. Los sistemas que también deshumidifican el aire, durante el proceso de enfriamiento retiran parte de la humedad del aire, manteniendo la humedad relativa de la habitación dentro de los niveles marcados.

Ahora que ya saben cómo funcionan, al momento de adquirir uno, asegúrense que sea de la mejor marca y que sea del tamaño adecuado para poder enfriar la habitación de forma eficiente. Uno de los principales factores que se debe tener en cuenta, además de la calidad del aparato, es la cantidad de energía eléctrica que consume, puesto que algunos dispositivos consumen altos niveles de energía y tardan demasiado en disminuir la temperatura de la habitación.

Los mejores aparatos de aire acondicionado pueden adquirirlos en la tienda en línea de Branatech, donde contamos con una amplia gama de dispositivos de la más alta calidad, para uso doméstico, de oficinas e industrial. Si tienen dudas de algunos de nuestros productos o de cómo comprar en nuestra tienda en línea, los invitamos a comunicarse con nosotros vía telefónica o por correo electrónico, con gusto los atenderemos y resolveremos sus dudas.