Síndrome de edificio enfermo por falta de atención o mantenimiento en los sistemas de aire acondicionado y calefacción

¿Qué es el síndrome de edificio enfermo? Básicamente, es la acumulación de factores desfavorables que determinan un inmueble en malas condiciones, donde la salud ocupacional del ser humano se ve en riesgo. Todo esto engloba desde instalaciones en mal estado, estructuras anticuadas y disfuncionales, mala circulación del aire, condiciones de humedad desfavorables, aparatos o sistemas que gastan demasiada energía eléctrica, materiales de construcción dañinos para las personas, contaminación del microclima interno debido a las condiciones estresantes de los trabajadores, entre otros; es prácticamente un ciclo sinfín que solo puede ser roto por un cambio radical en toda la estructura del edificio de manera integral.

Este es un síndrome que en la actualidad aqueja a una parte importante de la población trabajadora en el mundo. El síndrome de edificio enfermo involucra factores que algunas veces no tiene que ver con el funcionamiento de sistemas o dispositivos; a veces dichos factores pasan por cuestiones de interacción entre las personas en el mundo laboral.

Sin embargo, en la mayoría de los casos existe un factor central o intrínseco cuando se habla de un “edificio enfermo”, y es precisamente la calidad del aire que predomina en el interior de cualquier edificación con una aglomeración de personas importante.

Un aire acondicionado o sistema de calefacción en mala condición generará incomodidad en las personas que se encuentren realizando sus actividades diarias; por obviedad, esto también se verá reflejado en el costo energético del edificio. Tenemos que estar conscientes de los dispositivos y el tiempo de uso que lleven acumulado, y es que precisarán de mantenimiento urgente y hasta en algunos casos, se deberá hacer un cambio total de los mismos.

En un complejo de oficinas, el sistema de aire acondicionado que no tenga un adecuado funcionamiento, es decir, que solo este viciando el aire del interior, solo logrará provocar síntomas dañinos en los trabajadores, los cuales son: cansancio, dolores de cabeza, sensación de sequedad en mucosas, aumento de estrés laboral, desconcentración cerebral. Eso para empezar, porque no hemos mencionado el hecho de la alta probabilidad de aparición de agentes químicos o contaminantes orgánicos derivados de la calefacción o ventilación que no ha recibido su mantenimiento, ya estaríamos hablando de afecciones más serias a la salud humana, donde vías respiratorias, piel y hasta sistema nervioso resultarían afectados.

La importancia del Mini Split Inverter para beneficio de las personas en sus lugares de trabajo

La tecnología del Mini Split Inverter va más allá de satisfacer las condiciones térmicas, de humidificación y deshumidificación. Precisamente su sistema de inteligencia autónoma permite dosificar las condiciones ambientales, dependiendo del clima y de las necesidades térmicas del humano.

Además, el aire puro que se necesita en espacios cerrados es trascendental para generar una salud ocupacional de calidad para las personas que desempeñen sus actividades. Los gérmenes y bacterias que se encuentran en el aire son perjudiciales, y el Mini Split Inverter posee filtros que proporcionan iones de plata que erradican dichos agentes orgánicos.

Las oxidaciones o corrosiones provenientes de los sistemas de aire acondicionado se pueden dispersar peligrosamente por el ambiente. Eso no pasa con los Mini Split Inverter de calidad, ya que debido a sus recubrimientos extras, otorgan anti-oxidación y anti-corrosión.

Un edificio en malas condiciones está sujeto a penalizaciones gubernamentales. Es trascendental que empecemos a generar una cultura de planificación en la creación y restauración de edificaciones. Asimismo los empresarios tienen que estar conscientes y concientizar a otros acerca de la importancia de la salud ocupacional, mediante información fidedigna, formación de protocolos de salubridad, apertura y libre consulta para una participación global de los trabajadores, entre otras cuestiones. Solo así se podrá garantizar una prevención de riesgos laborales, de manera integral.