Cómo montar paso a paso un aire acondicionado tipo Split – Tercera parte

En la segunda parte de este artículo empezamos a detallar la instalación de tuberías y vacío para nuestro sistema de clima artificial, como trabajar el cobre para estirarlo, darle forma y pegarlo, instalación de conductos de aislamiento térmico, conexión de tuberías, y colocación de aditamentos como roscas, entre otros. Ahora seguiremos detallando el montaje de conductos y vacío.

Continuación de la segunda etapa: instalación de conductos y vacío en el sistema de aire acondicionado tipo Split

6.- Abocardar para formar el conducto. Para eso, se aconseja adquirir un abocardador o abocinador profesional, para que el trabajo en el metal de la tubería resulte lo más limpio posible. Pasamos a hacer el girado del abocardado para que se vaya formando el conducto, lo tenemos que hacer de forma muy precisa en su medición, y una manera fácil de hacerlo es empleando los tapones de cobre que tienen las roscas en el sistema; serán nuestra referencia de medición, dando las vueltas necesarias hasta lograr la anchura que se requiere.

Nota: Si no se pone la rosca antes de abocardar, no quedará bien embonado, en ese sentido, tendríamos que cortar una sección de tubería, lo más pequeña que se pueda, lo mejor es usar el cortatubos, teniendo cuidado de solo seccionar de 0,4 a 0,6 centímetros de tubo. Posteriormente será necesario escariar para limpiar imperfecciones. Luego, ya podremos ubicar la rosca, observando con detenimiento que no haya fisuras, cortes y que sean rectos.

7.- Sujeción de la tubería. El abocardado debe embonar exactamente en la válvula, ahora sí, pasamos a sujetarla a la misma, pero sin forzarla. Cabe resaltar que mientras agarramos fuertemente con una de nuestras manos el conducto para no provocar deformación en el abocinado o aboquillado, con la otra tendremos que apretar la rosca, de esa forma fijaremos con la llave inglesa; es importante tener precaución de hacer este proceso sin dañar o fisurar el aboquillado. Después ejecutamos el otro abocinado y ubicamos el segundo conducto. Inmediatamente hacemos la conexión de la manguera y el cable del termostato.

8.- Ahora procederemos a laborar con las roscas internas del equipo de aire acondicionado. Primero desprendemos las roscas internas del sistema, la mayoría de estos equipos cuentan con una carga de presión a gas, y al momento de desprender la rosca, se perderá; esto sucede porque el circuito tendrá protección contra la humedad, que sin duda tratará de oxidar esa parte. Lo importante es no tener pérdidas de energía. Por otro lado, las roscas con soldadura del sistema interno, al ser de un tamaño menor, tenderán a limarse, en ese sentido, será preponderante la utilización de una llave de presión para afianzarlas correctamente.

9.- Cuando tengamos bien preparada esa parte, es decir, bien sujetada en roscas y tubería, ahora pasaremos a hacer la conexión de la bomba y manómetro para ejecutar el vacío en el circuito, el cual también haremos en el conducto de 1/2”, en el equipo interior y en el conducto de 1/4”; el equipo de condensación se conecta a la válvula, sin que deje su hermetismo con el gas dentro del mismo.

10.- Lo que sigue es realizar las conexiones de mangueras a las distintas partes o sistemas del aire acondicionado tipo Split: la azul va vinculada a la válvula de servicio y al manómetro, mientras que la manguera amarilla se conecta al centro del mismo manómetro y a la bomba de aspiración. En el manómetro existen manivelas, las cuales deberán ser cerradas y abiertas, la roja se cerrará haciéndola girar a la derecha, mientras que la azul se tendrá que abrir al máximo, haciéndola girar a la izquierda. Una vez preparado eso, se pone a trabajar la bomba por aproximadamente media hora o un poco más, notando que en los primeros siete minutos el circuito ya tendrá su vacío a todo lo que da, sin embargo eso no nos debe detener, ya que cualquier indicio de humedad tendrá que ser removida.

11.- Luego de realizar el vacío, procederemos a cerrar la manija azul, girando la misma al tope en sentido de las manecillas del reloj. Detenemos la bomba de vacío. Después esperamos de media hora a una hora para observar si el circuito posee hermetismo, es decir, que no pase aire por el mismo. Si notamos que la aguja está en el 30, significa que está debidamente sellado, pero si la aguja empieza a subir al cero, entonces responde por el aire que circula por el sistema. Si la fuga es grande, la aguja se moverá con más rapidez, para ello es esencial checar las roscas, y ver que ninguna esté aflojada; el abocardado se tendrá que hacer otra vez de ser así.