Importancia de una adecuada configuración de los equipos de aire acondicionado

En publicaciones anteriores en el blog de Branatech presentamos algunas de las características de los sistemas de aire acondicionado disponibles actualmente en el mercado, de su modo de funcionamiento y recomendaciones de uso para acondicionar espacios interiores. En esas ocasiones nos enfocamos en hablar de las múltiples ventajas que representa tener control sobre las condiciones de temperatura en distintos entornos, en especial cuando se trata de espacios reducidos donde hay una limitada circulación de aire y en las temporadas calurosas del año.

Sin embargo, hasta el momento no hemos tocado el tema de las medidas de seguridad que se deben seguir para el correcto uso de sistemas y equipos de acondicionamiento de aire, ello para reducir las probabilidades de sufrir problemas relacionados con temperaturas extremas y cambios bruscos de temperatura, que en general se ven reflejadas en el desarrollo de enfermedades respiratorias e irritación en las mucosas, y con los efectos que un inadecuado control de temperatura puede llegar a tener sobre la estructura del edificio, mobiliario y otros objetos que se encuentran a su interior. Por tanto, para que nuestros visitantes dispongan de información que les permita hacer las configuraciones adecuadas a este tipo de equipos o sistemas de control de temperatura, en esta ocasión hablaremos de los rangos de temperatura ideales para que el cuerpo humano pueda desarrollar sus funciones de manera normal y tenga una sensación de comodidad que resulte agradable.

La configuración de los equipos de aire acondicionado es fundamental para garantizar su adecuado funcionamiento, esto tanto a nivel del control sobre la temperatura del espacio en que se encuentren instalados, como de gasto de energía y de salud y seguridad de los usuarios. En particular, en las temporadas en que los cambios ambientales ocasionan variaciones de temperatura y de los niveles de humedad más evidentes, los que en general resultan difíciles de predecir, las personas presentan una mayor tendencia a utilizar equipos especializados para el control del ambiente en espacios interiores, como ventiladores, calefactores, acondicionadores de aire, deshumidificadores y humidificadores, entre otros. Si bien este tipo de equipos son un excelente medio para establecer las condiciones ambientales interiores que den comodidad a las personas que hacen uso de estos espacios, es necesario tener en cuenta que un requisito indispensable para usarlos es adoptar medidas de seguridad y salud que permitan reducir los riesgos de uso de estos equipos. Esto va más allá de los problemas que se pueden derivar de una inadecuada instalación de los equipos y tiene que ver, como ya mencionamos, con la forma en que se configuren, es decir, el tipo de uso que se les dé.

La instalación de equipos especializados para el control de temperatura, circulación de aire y de niveles de humedad es una excelente solución para crear condiciones adecuadas en espacios interiores tanto para garantizar la comodidad de los usuarios como la integridad de las estructuras arquitectónicas y de los objetos que se encuentran en su interior. Una de las ventajas que se pueden disfrutar hoy en día es que muchos de estos equipos son portátiles y no requieren de modificaciones en la estructura del edificio para su instalación, y prácticamente se pueden llevar a cualquier lugar para atender las necesidades de control ambiental que no son satisfechas por las características propias de la construcción.

Ahora bien, como ya mencionamos, para que su uso resulte eficiente y seguro se tienen que configurar correctamente, y aunque la mayoría de los usuarios sepa que esto es fundamental, en muchas ocasiones no toman en cuenta los rangos aceptables para la salud del humano para definir el funcionamiento del equipo en cuestión. Para entender mejor cómo funciona esto y por qué resulta tan importante nos podemos remitir a lo que ocurre con nuestro cuerpo cuando nos exponemos a una temperatura que resulta extrema o a la que no estamos acostumbrados; lo que pasa inmediatamente es que se activan mecanismos reguladores en el organismos buscando llegar a un equilibrio para que estas condiciones no interfieran en las funciones del cuerpo desde su nivel celular. Esto por lo regular se acompaña de una sensación de incomodidad que funciona como alerta, y en muchos casos si no se cubren las necesidades de regulación se presentan problemas como irritación en la mucosa de ojos y garganta, deshidratación, alergias, dolor de cabeza, resfriados y propagación de enfermedades, razón por la que resulta muy necesario tener un control sobre las condiciones del ambiente y crear las ideales para el organismo.

En lo referente a la temperatura, actualmente se cuentan con estudios que permiten determinar el umbral térmico de las personas, esto quiere decir, el rango máximo y mínimo que son capaces de soportar, aunque esto tiene mucho que ver con sus propios mecanismos de autorregulación y se encuentra sujeto a valoraciones subjetivas. Sin embargo, en estas investigaciones se consideraron además de las reacciones orgánicas para llevar al cuerpo a un punto de equilibrio térmico, el efecto de otros factores como la humedad, el viento y la radiación, elementos que en conjunto crean la sensación térmica y se estableció un parámetro que permite definir la temperatura ideal a ciertos rangos de niveles de humedad, esto para la seguridad y salud del ser humano.

Para no entrar en más detalles, los resultados de estas investigaciones arrojaron que una temperatura ideal debe encontrarse entre los 21°C y los 26°C en condiciones de humedad normales, aunque según el viento, la humedad y la cantidad de luz el rango puede bajar hasta los 20°C y llegar hasta los 28°C. Por esta razón la recomendación general es configurar los equipos de aire acondicionado a esas temperaturas y, para una mayor seguridad y tranquilidad en que los equipos se usan correctamente, medir otros factores que influyen en la sensación térmica, y en dado de ser necesario, instalar equipos que permitan regular las condiciones que se encuentran asociadas con la temperatura en espacios interiores.

En futuras publicaciones en este blog compartiremos algunas recomendaciones para hacer la configuración correcta de los equipos de aire acondicionado a partir de los niveles de espacios exteriores y otros usos específicos que se les puede dar a este tipo de equipos. Les recordamos que en Branatech ponemos a su alcance una extensa gama de productos para el control del ambiente en espacios interiores, y en nuestro catálogo en línea encontrarán sus características. Si desean recibir mayor información sobre los equipos que ponemos a su alcance, no duden en ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.