Ventajas y beneficios de ahorrar en aire acondicionado por medio de viga fría

En el mundo de la arquitectura ecológica, los encargados de planear y ejecutar tales obras, siempre estarán interesados en encontrar nuevas formas para generar un ahorro energético en el uso de sistemas o dispositivos caseros, comerciales e incluso industriales, como el aire acondicionado.

Pareciera que esa barrera ya se ha superado, sin embargo siempre van a haber obstáculos, y más cuando se trata de consumo de energía como la eléctrica o de gas, sin embargo, debemos abrirnos a nuevas posibilidades tecnológicas, que nos ayuden a ser más amigables con el medio ambiente del planeta, de esa forma será una cuestión de ganar-ganar, nosotros ahorraremos dinero por el uso eficiente de los aparatos del hogar u oficina, a la vez que contribuiremos a un cuidado sustancial ecológico.

¿Alguna vez habías escuchado acerca de la climatización por medio de viga fría? Pues se trata de un sistema acondicionado muy novedoso, que es capaz de generar frío o calor por medio de inyección de aire en un suelo “falso”, que combinado con una serpentina en muros o techos, se obtendrá un espacio que dé comodidad y seguridad a las personas que se encuentren ahí. Una de las claras ventajas es que se podrá ahorrar significativamente en mantenimiento y otras cuestiones.

Aunque es verdad que es una tecnología relativamente nueva y desconocida para el continente americano, la realidad es que su implementación en Europa ha resultado en éxito; también es cierto que sus aplicaciones en su mayor parte han sido para grandes complejos, como centros comerciales o edificios con oficinas.

Cuáles son las ventajas del método de viga fría para la climatización en edificios

  • Primordialmente poseen una gran efectividad en el enfriamiento de espacios, alcanzando unos niveles de confort importantes.
  • Son de un costo bajo de operación, por lo que lo convierte en una opción real para impulsar un proyecto como tal en grandes edificaciones.
  • No impactan de manera negativa en la arquitectura de un edificio, ni siquiera en otros sistemas de calefacción o de aire acondicionado que pudieran tener.
  • El costo de mantenimiento es bajo, y si se cuidan como debiera, su duración y resistencia se prolongará.
  • Tienen flexibilidad para adaptarse a otros sistemas previamente instalados, como los mecanismos que trabajan con volúmenes variables o constantes.
  • Si el ingeniero o técnico es hábil, incluso podría ahorrar metros en uso de conductos o tubería.
  • Otra ventaja es la fácil adaptación que tiene la viga fría para los suelos o los techos, por lo que casi pasarán desapercibidos.

Esta clase de tecnología podría ser un gran complemento para los sistemas de aire acondicionado convencionales o de última generación, como el Mini Split Inverter.

Tal vez algo que se debe tomar en cuenta, es que el método de climatización por viga fría tendría problemas con algún exceso de humedad presente en los serpentines, es por ello que esta parte se tiene que controlar a la perfección; la inclusión de sistemas con deshumidificación o los mismos deshumidificadores pueden ser una gran opción.

Si bien como mencionamos antes, esta tecnología apenas está dando sus primeros pasos en nuestro país, no nos extrañe que en algunos años la tengamos presente como proyectos importantes de sustentabilidad en complejos industriales, comerciales o incluso con aplicaciones domésticas.

Los avances en el tema del aire acondicionado son importantes dentro de la autosustentabilidad, y como muestra está el sistema de climatización por viga fría. Las aplicaciones subsecuentes que se añadan a nuevas posibilidades en el mundo de la ventilación o calefacción artificial, hará que estemos más cómodos en nuestras áreas de trabajo, de descanso y de recreación, a la vez que adquiriremos una conciencia colectiva en el ahorro energético de los aparatos que usamos a diario.