Cómo ahorrar dinero con aire acondicionado y al mismo tiempo obtener una sensación térmica adecuada

Para optimizar una calidad de aire en el interior de cualquier edificio, debemos emplear todos los elementos o factores que se necesitan, no solo con expulsión de viento o aire a los espacios, es decir, también con una incorporación sistemática de humidificación o deshumidificación. Con un control de la humedad con su relación a la temperatura, nos dará como resultado una buena o mala calidad del aire en interiores.

La incidencia de la humedad es esencial dentro del tema del aire acondicionado, y se puede afirmar tajantemente, ya que varios investigadores, especialistas e ingenieros se han dado a la tarea de realizar estudios referentes a este tópico, con el propósito de corroborar la mejor sensación térmica al empatar los parámetros de un sistema de climatización como un Mini Split Inverter, y su funcionalidad directa con un espacio interior determinado, dependiendo del tipo de edificio en cuanto a diseño y materiales de construcción. Obviamente, también uno de los objetivos o metas puntuales, es tratar de obtener un ahorro energético para beneficio ecológico y económico, después de todo, las tecnologías deben seguir evolucionando para tales propósitos.

Como ejemplo, se han podido hacer pruebas de la calidad ambiental interior en escuelas o instituciones educativas, donde se han sacado conclusiones numéricas o porcentuales, referentes al tema del ausentismo escolar, y es que, al aumentar la humedad relativa en el aire de las aulas, el número de faltas por parte de los alumnos baja considerablemente, hasta en un 20%.

Investigadores importantes están convencidos que, en la actualidad, es casi una obligación que en interiores de trabajo, exista una IEQ (Calidad Ambiental Interior), y más cuando sabemos que las personas o colaboradores pueden pasar hasta un 90% de su tiempo en espacios confinados, dentro de su trabajo. Si no se logra un confort adecuado, entonces no habrá productividad por parte del empleado, lo que también llega a desencadenar un deterioro paulatino de su salud física y mental.

El control de humedad y temperatura en el aire acondicionado dentro de cualquier recinto, es de gran importancia para la salud de las personas. Las mediciones de la humedad relativa, así nos muestran cómo incide. Por ejemplo, cuando la humedad relativa está alrededor del 10%, entonces aparecerán virus y bacterias, algo muy serio para nuestra salud, y más en niños y adultos mayores. Cuando la saturación atmosférica está entre el 20% y 30%, entonces lo que proliferarán serán las alergias, y demás infecciones respiratorias, siendo más susceptibles aquellos que sufren de afecciones crónicas, como el asma; la sequedad prolongada es muy mala.

Ahora, vamos al otro extremo, donde los hongos y ácaros son el principal problema, y esto pasa cuando la humedad relativa en el aire se ubica entre un 60% y 90%. Estos valores afectan invariablemente la fisonomía del ser humano.

Así como podemos ver, no se trata de obtener mucha humedad o removerla por completo en el aire que respiramos, sino de encontrar un equilibrio, mediante un control de la humedad. Los especialistas aseguran, que la zona de confort de saturación está entre un 35% y un 50%.

Aumentar la humedad relativa con el aire acondicionado para mejorar la calidad ambiental interior

Es esencial que el sistema de climatización, tenga en cuenta dentro de su sistema o chip inteligente, los parámetros de humedad relativa con respecto a la temperatura de interiores y exteriores. Por ejemplo, el Mini Split Inverter, posee una tecnología tal, que adecúa su potencia acorde a las condiciones antes mencionadas, generando un confort óptimo y un ahorro de dinero.

Tales sistemas, deben detectar la sensación térmica para la calidad ambiental interior. Como prueba, podemos observar que al tener la calefacción o el sistema de climatización en modo caliente, y que además en el ambiente exista una humedad relativa baja, entonces se producirá una natural evaporación corporal a través de los poros de la piel. ¿Qué pasa después? Sencillamente, el agua que producimos se enfriará, alterando de manera considerable la sensación térmica, lo cual nos lleva a aumentar aún más la calefacción, para tratar de darnos mejor confort, sin darnos cuenta que en realidad, con solo aumentar la humedad relativa mediante los humidificadores integrados en el Mini Split Inverter, o usando otros dispositivos de humidificación, sería más que suficiente para obtener el confort que precisamos.