Las consecuencias de un mal funcionamiento del aire acondicionado y cómo evitarlo

Obtener un aire refrescante y limpio es esencial en la vida confortable del ser humano en la actualidad, y es que llegar a tu casa u oficina y con el accionar de un dedo poner a funcionar un clima artificial o Mini Split al instante, realmente nos sentiremos más a gusto para descansar o realizar nuestras actividades diarias.

Sin embargo debemos tener cuidado, ya que como todo en la vida, las cosas en exceso pueden resultar perjudiciales para nuestra salud, y eso implica el uso del aire acondicionado. Tenemos que estar conscientes de controlar adecuadamente el funcionamiento de tales sistemas de acondicionamiento ambiental, ya sea de forma manual o automática, y es que demasiado aire fresco o un exceso de calefacción puede dañar nuestras vías respiratorias e incluso afectar a nuestra piel.

Asimismo si un dispositivo acondicionado o Mini Split funciona mal por algunos factores como mala instalación o inadecuado mantenimiento, también nos dañará de forma directa, y hasta la eficiencia energética no será buena, provocando un elevado gasto de electricidad. Un sistema de clima acondicionado debe ser usado con mucha precaución.

Reglas básicas para evitar los efectos dañinos por mal uso del aire acondicionado

De no usarse correctamente un clima artificial para el hogar u oficina, podríamos desarrollar condiciones severas como una faringitis, que consta de la inflamación de nuestra faringe, que conlleva síntomas como sequedad en garganta, engrosamiento de cuerdas vocales, sensación de picor en garganta, mucosas enrojecidas, e incluso fiebre.

Óptima instalación y mantenimiento de dispositivos. Especialistas en neumología y cuestiones medioambientales y ocupacionales, afirman que en aparatos de ventilación o calefacción artificial siempre va a haber riesgos de salud dependiendo si está bien instalado y con las revisiones periódicas que se le otorguen, esto es trascendental para que los gérmenes no tengan oportunidad alguna de desarrollarse en nuestro ambiente. Además existen otras sustancias orgánicas que se originan por no dar una limpieza periódica, estos compuestos son extremadamente dañinos para nosotros, como los gérmenes causantes del EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica); sin duda las personas sensibles, como niños, ancianos y pacientes asmáticos son los que corren más riesgo. Un sistema que esté muy descuidado en su mantenimiento y se siga usando, es capaz de producir peligros a la salud aún más serios, enfermedades que requieran de hospitalización inmediata; de hecho, la legionella que provoca la neumonía, fue descubierta en un sistema de aire acondicionado, donde al menos treinta personas perdieron la vida, y todo porque aspiraron a la bacteria que venía inmersa en la humedad de la red climática artificial. Es esencial limpiar y cambiar los filtros de manera periódica, solo así el aire se mantendrá lo más limpio posible.

Equilibrar la temperatura y humedad. El exceso de frío proveniente del Mini Split puede ser contraproducente para nuestra familia. Nuestras vías respiratorias son muy sensibles a los cambios bruscos de clima y a las temperaturas extremas. En estas redes de clima artificial se pueden presentar averías que proporcionen temperaturas o niveles de humedad muy desiguales. Controlar la humedad y temperatura de la casa u oficina es preponderante para tener un ambiente sano.

Existen aparatos muy eficientes como los Mini Split Inverter que regulan de manera autónoma la temperatura y humedad, calculando las condiciones térmicas y de saturación atmosférica que imperan en un lugar determinado, alcanzando el máximo confort humano.

Especialistas en el tema aconsejan que se mantenga una humedad relativa en el ambiente con un porcentaje del 35% como mínimo y un 60% como máximo. Además de satisfacción garantizada, los sistemas de aire acondicionado actuales deben cumplir con las normas de salubridad que estipule el gobierno de cada país, y así, asegurar una protección para las personas que hagan uso de tales dispositivos.