La importancia de las BTU y las frigorías para el aire acondicionado

Las temporadas de frío y humedad están por acercarse, por lo que la compra de un equipo de aire acondicionado puede ser de mucha ayuda, sin embargo, es importante que se consideren ciertos aspectos antes de realizar una inversión, entre los que destacan las unidades de medida usadas para determinar la capacidad de acondicionamiento.

Las personas suelen omitirlas durante el proceso de compra debido a que se trata de un aspecto técnico y no desean enredarse y sentir confusión, sin embargo, es importante que les den su importancia para evitar varios problemas comunes, por ejemplo, que el equipo no caliente o que se active y desactive en exceso. La unidad más utilizada en los sistemas de enfriamiento y climas es BTU, aunque también se utilizan las frigorías. Conocerlas les ayudará en la adquisición de un ejemplar adecuado a sus requerimientos y evitarán ser timados por algún proveedor deshonesto.

¿Qué es BTU, por qué es importante y cómo calcularlo?

Las siglas BTU quieren decir British Thermal Unit, que en español significa Unidad Térmica Británica. Los expertos en aire acondicionado la utilizan para determinar la cantidad de calor que pueden extraer los equipos de un entorno o estancia. Puede afirmarse que mientras más BTU tenga un sistema de acondicionamiento, mayor será su capacidad de enfriamiento. ¿Pero, por qué se llama BTU? Se originó en el momento en que las compañías de Japón comenzaron a introducir sus productos y tecnologías en Europa, e Inglaterra fue el primero que les recibió.

Disponer de un equipo que cuente con una cantidad de BTU adaptada al sitio donde se desea instalar es de suma importancia, ya que un equipo con una cantidad insuficiente será ineficiente para enfriar o calentar el sitio o tardará demasiado en lograrlo, lo que no es conveniente ya que a la larga causará daños en el equipo por operaciones excesivas y altos costos de energía. Se trata de uno de los errores que suelen cometer las personas al utilizar un aire acondicionado por vez primera y sin asesoría profesional.

Las unidades con más BTU de las necesarias, igualmente, puede causar demasiados ciclos de corte-desconexión y tarifas altas en las facturas de luz. Se trata de razones por las que no deben elegir climas de mayor tamaño al que necesitan. Lo ideal siempre será encontrar la justa medida. ¿Cómo lograrlo? Con el aprendizaje de los métodos que suelen usar los proveedores para calcular las unidades adecuadas según las necesidades de sus clientes.

La fórmula que mencionaremos a continuación les dará una idea más certera de la cantidad de unidades térmicas que debe poseer su equipo de aire acondicionado para que sea eficiente y efectivo según el volumen del sitio. Para definirla se ha estimado que al menos dos personas ocuparán la estancia. Para determinar el volumen de la habitación, deben multiplicar la anchura, altura y longitud de la habitación y posteriormente dividir el resultado entre dos. Por ejemplo:

Anchura 4 m × Altura 2 m × Longitud 5 m = 40 m3 del volumen de habitación.

40 m3/2 = 20 m3.

El 20 indica que deben escoger una unidad de aire acondicionado que tenga aproximadamente 20.000 BTU. Las unidades se manejan de manera estándar, por lo que no encontrarán una adecuada a la cantidad que requieren.

Es importante que sepan que las BTU que requieran pueden variar según la ubicación geográfica, por tal motivo, acudan con un experto que les ayude a escoger un equipo que mejor se acople a sus circunstancias. Realicen el cálculo y tengan la cantidad resultante de BTU a la mano. Si pese a las variaciones el proveedor les ofrece una cifra aproximada, entonces pueden confiar en sus servicios.

¿Qué hay de la frigoría?

Si bien el uso comercial de las BTU se ha estandarizado, es posible determinar la capacidad de un aire acondicionado con el uso de las frigorías. ¿En qué consisten? Se trata de una unidad de energía que equivale a una kilocaloría negativa y se define como la energía que debe quitarse de un kilo de agua a presión normal y a 15.5 °C para disminuir su temperatura en un grado centígrado.

Se trata de la misma unidad de potencia que se utiliza para medir a la absorción de calor que precisa un refrigerador para enfriarse. Las frigorías se refieren a la cantidad de kilocalorías que los sistemas de acondicionamiento consumen en un lapso de una hora. Su cálculo se realiza en negativo, ya que se consiste en una absorción energética de una potencia contratada en el sistema, es decir, no puede ser positiva porque es una disminución. Si bien es útil, no es de uso internacional y se usa muy poco, por lo que muchos optan por la conversión a kW/h o BTU.

Para la conversión a BTU, deben saber que un BTU es igual a 0.252 kcal, es decir, que una frigoría equivale de manera aproximada a cuatro BTU, por tal motivo, para determinar la cantidad de frigorías que cuenta el aparato de tu interés, deben dividir la cantidad de BTU obtenida por la fórmula anterior en cuatro. Se requieren cerca de 100 frigorías por cada metro cuadrado, por tal motivo, si tienen una estancia de 25m2 deben contar con un equipo que tenga 25,000 frigorías para lograr una temperatura adecuada y evitar altos gastos en energía.

Cada marca y modelo de unidades de acondicionamiento poseen consumos distintos, además, la potencia requerida para su funcionamiento repercute en otros factores, por ejemplo, el tipo de eficacia. Actualmente hay diversos equipos con eficiencia energética A+, A++, A/A, B/A, entre otros. Por lo que es conveniente preguntar a expertos para elegir un equipo adecuado que les haga gastar mucho menos de los estimado.

Es importante que acuden con expertos que tengan amplia trayectoria y reconocimiento. ¿Qué mejor garantía en las compras que la experiencia de los proveedores? Eviten basarse únicamente en el precio si desean una relación duradera y satisfactoria con su equipo. En Branatech encontrarán el respaldo de personal altamente capacitado, asimismo, una gran variedad de equipos de aire acondicionado Monterrey, por lo que encontrarán el más adecuado a sus requerimientos y presupuesto. Para más información, comuníquense al (800) 942 6835, visiten nuestras sucursales en Monterrey, CDMX o Cancún.