Mini split vs climatización tradicional

Los mini split y calentadores sin ductos son una excelente manera de mantener una temperatura interior constante sin importar el clima que haga afuera. Estos equipos brindan la capacidad de mantener las temperaturas frescas durante el verano y cálidas durante el invierno sin sufrir los extremos desagradables, pero para seleccionar los que cumplan con sus requerimientos es necesario conocer las características de los modelos disponibles en el mercado.

Para comenzar es importante definir lo que son estos equipos. Como es sabido, muchas oficinas y hogares se construyen con sistemas centrales de aire acondicionado, los que se denominan sistemas divididos y se separan en dos partes: un condensador y un compresor exterior. El compresor se conecta a una unidad de tratamiento de aire interior que está conectada a un mini termostato dividido que puede ajustarse por el usuario.

Las unidades interiores y exteriores están conectadas por tuberías de cobre que circulan el refrigerante entre las bobinas de ambas unidades. El aire circula dentro del edificio a través de los conductos de suministro y retorno que están conectados a la unidad interior. Las líneas de los conductos de suministro aportan el aire acondicionado a cada habitación, mientras que los conductos de retorno devuelven el aire a la unidad interior.

En aquellos edificios sin ductos existentes donde no se quieren hacer modificaciones estructurales, instalar este tipo de sistemas resulta complicado y para ellos la solución son los equipos de aire acondicionado sin ductos.

¿Cómo funcionan los sistemas sin ductos?

Los sistemas de climatización sin ductos, también llamados sistemas minisplit, funcionan de una manera bastante simple. En primer lugar, el aire lo toman de la habitación a través de la unidad de tratamiento de aire, es decir, la unidad que se ve en la pared en el interior de las casas y lugares de trabajo equipados con esta clase de climas. Este aire se transporta al condensador a través de una serie de tuberías donde se pone en contacto con una serie de bobinas que contienen refrigerante.

Cuando el aire caliente y húmedo dentro de la habitación entra en contacto con las bobinas les transfiere su energía, convirtiendo el líquido refrigerante del interior en gas. Luego, el gas se envía a la parte del compresor de la unidad del condensador, donde se recicla utilizando electricidad de vuelta a un líquido. El aire recién enfriado se transfiere al controlador de aire donde se expulsa a la habitación. Con ciclos repetidos, la temperatura de la habitación disminuye y se genera la frescura deseada.

¿Por qué instalar un equipo mini split?

Un mini split interior es más flexible que las soluciones convencionales de enfriamiento y calefacción. Se pueden instalar en prácticamente cualquier habitación ya que no es necesario instalar una amplia red de distribución en todo el edificio. Dado que cada unidad se controla de forma independiente, esto las hace ideales para la instalación en apartamentos y oficinas compartidas con otras compañías.

El control de un sistema de aire acondicionado y calefacción sin ductos es sencillo. La mayoría de los modelos vienen con controles remotos que permiten a los usuarios establecer la temperatura en cada habitación. Se pueden conectar hasta ocho unidades de tratamiento de aire interior a una unidad de condensación exterior, proporcionando una solución para espacios más grandes.

¿Cuáles son los beneficios del mini split?

Los sistemas sin ductos ayudan a las empresas y propietarios de viviendas a ser ecológicos

Los sistemas regulares de climatización pueden ser ineficientes. Porque los conductos típicamente utilizados para transferir aire aumentan el riesgo de fuga de aire, igualando la temperatura entre el interior de una habitación y el aire exterior. Si las temperaturas exteriores son altas, el aire caliente se filtrará en la habitación, lo que obligará a la unidad de aire acondicionado a trabajar más .

Del mismo modo, si la temperatura exterior es fría, puede entrar aire frío a través de los conductos y obligar al sistema a gastar energía adicional en la calefacción. Por lo general, los conductos se ubican en espacios no acondicionados, ya sea sótanos, áticos o espacios subterráneos. Dado que esta red de conductos está expuesta a bajas temperaturas en invierno y altas temperaturas en verano, el equipo de climatización tiene que trabajar más para contrarrestar esta exposición además de calentar o enfriar el espacio habitable.

Las unidades sin ductos evitan este problema al eliminar por completo el trabajo de ductos. Por lo tanto, se reduce su gasto energético, lo que es bueno para el medio ambiente.

Dado que los costos de calefacción y refrigeración son los principales contribuyentes a las facturas de energía del hogar, estimando que corresponde casi la mitad de los costos totales, las soluciones de climatización con eficiencia energética se han popularizado cada vez más. Los sistemas sin ductos, en general, tienden a ser más eficientes energéticamente que los sistemas convencionales por varias razones.

Primero, los sistemas sin ductos utilizan la tecnología de inversor para controlar la velocidad del motor del compresor. Solo los aires acondicionados tradicionales de alta gama utilizan esta tecnología. Los aires acondicionados con tecnología mini split inverter han aumentado la eficiencia en comparación con los aires acondicionados tradicionales, han extendido la vida útil de sus partes y eliminan las fluctuaciones bruscas en la carga. Esto hace que las unidades de aire acondicionado del inversor sean más silenciosas, con un menor costo operativo y con menos averías.

En segundo lugar, un sistema de aire acondicionado convencional pierde del 25 al 30% de su eficiencia debido a fugas en la red de conductos que no existe en los sistemas sin conductos. Por último, las unidades sin ductos se controlan individualmente en cada ubicación, mientras que los sistemas convencionales se controlan con uno o dos termostatos que controlan todo el hogar o el espacio de trabajo.

Los sistemas sin ductos se instalan rápida y fácilmente

Instalar un sistema de conductos tradicional es una tarea que exige modificaciones y puede interferir en las actividades diarias. Los conductos se deben enrutar a lo largo de las paredes, o dentro de ellas para conectar las diversas partes del sistema, un proceso que puede llevar días o incluso semanas en completarse según el tamaño y la complejidad del proyecto.

Los sistemas sin ductos, por otro lado, son mucho más fáciles de instalar. Se pueden instalar sistemas separados para cada habitación, y el trabajo a menudo se completa en menos de un día. Debido a que los sistemas de múltiples divisiones usan agujeros tan pequeños, rara vez hay necesidad de reconstruir paredes o reparar yeserías. La mayoría de los agujeros tienen diez centímetros de diámetro y tienen poco o ningún impacto estructural en su edificio.

Si están interesados en disfrutar de todos los beneficios de un mini split en sus hogares u oficinas contáctenos para solicitar información detallada acerca de los equipos que en Branatech ponemos a su alcance. Llamen al 80 0942 6835, con gusto los atenderemos.